Comentario Bíblico, 9 de Junio de 2019

Domingo de Pentecostés

Ciclo “C”

El Espíritu que resucitó a Jesús habita en ustedes

Lectio Divina

Texto Sagrado:

Hechos 2, 1-11; Salmo 103; 1 Corintios 12, 3b-7.12-13; Juan 20, 19-23

Invocación inicial

Señor, Padre misericordioso, en este día santísimo yo grito hasta ti desde mi cuarto con las puertas cerradas; a ti elevo mi oración desde el miedo y la inmovilidad de la muerte. Haz que venga Jesús y que se detenga en el centro de mi corazón, para arrojar toda miedo y toda oscuridad. Haz que venga tu paz, que es paz verdadera, paz del corazón. Y haz que venga tu Espíritu Santo, que es fuego de amor, que inflama e ilumina, funde y purifica; que es agua viva, que salta hasta la vida eterna, que quita la sed y limpia, bautiza y renueva; que es viento impetuoso y suave al mismo tempo, soplo de tu voz y de tu respiro; que es paloma anunciadora de perdón, de un comienzo nuevo y duradero para toda la tierra.

Manda tu Espíritu sobre mí, en el encuentro con esta Palabra, en este encuentro con tu Palabra, en la escucha de ella y en la penetración de los misterios que ella conserva; que yo sea colmado y sumergido, que sea bautizado y hecho hombre nuevo, por el don de mi vida a ti y a los hermanos. Amén, aleluya.

Texto

19 Al atardecer de ese mismo día, el primero de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, por temor a los judíos, llegó Jesús y poniéndose en medio de ellos, les dijo: «¡La paz esté con ustedes!». 20 Mientras decía esto, les mostró sus manos y su costado. Los discípulos se llenaron de alegría cuando vieron al Señor.

21 Jesús les dijo de nuevo: «¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes». 22 Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió «Reciban al Espíritu Santo. 23 Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan».

Meditación

Pentecostés es la gran fiesta misionera. Con la efusión del Espíritu Santo, la Iglesia se hace misionera. El anuncio de Pedro alcanza a la diversidad de los pueblos, con sus diferentes lenguas. Pedro predica la muerte y la resurrección de Cristo.

Las lecturas bíblicas nos están hablando de la venida del Espíritu Santo: “se llenaron todos del Espíritu santo y empezaron a hablar…” Con el salmista, le hemos pedido al Señor que envíe su Espíritu y repueble la faz de la tierra. Las lecturas nos recuerdan también que hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo. El evangelio nos narra como Jesús en un soplo Divino comunica el Espíritu Santo a sus Apóstoles.

Estamos celebrando la solemnidad de Pentecostés. Estamos en el quincuagésimo día, en el día número 50, desde la resurrección de Jesús.

La pascua de Cristo es una sola con varios aspectos: la Resurrección de Cristo; la Ascensión de Cristo al Cielo; la venida del Espíritu santo, sobre los apóstoles.

Hoy, celebramos el misterio de Pentecostés, la plenitud del misterio de la Pascua, en la efusión del Espíritu Santo. Celebramos el fuego de vida y de amor que el Espíritu Santo encendió en la Iglesia para que arda en el mundo entero. Ya lo había dicho Jesús: “He venido a traer fuego a la tierra y cuanto deseo que arda”… y ese fuego, no se apagará jamás. Ese fuego es el Espíritu Santo, que viene a guiarnos y a conducirnos hasta la verdad plena.

Cuando el Espíritu Santo se derrama sobre los apóstoles y sobre la Virgen María… percibimos, una serie de signos: el viento, el fuego que se pueden oír y se pueden ver y son como un preludio de la realidad. Y la realidad es que los apóstoles, “quedaron llenos del Espíritu Santo”.

En el alma, en el corazón, en el ser de los discípulos, en su interior, el Espíritu Santo los ha ungido con su presencia… El Espíritu Santo está en ellos.

Llenos del Espíritu Santo, que los llena de valor, los apóstoles, abren las ventanas, de la casa donde estaban escondidos por miedo a los judíos, quitan las trancas de las puertas, las abren de par en par, y salen a la calle a predicar. Ahí en Jerusalén, hay una multitud internacional, pluricultural y multilinguística… hay gente que habla diversos idiomas… y ahí se da el milagro…Los discípulos comienzan a hablar en lenguas, es decir, ellos predican, el Espíritu Santo pone en los labios de los discípulos, el Kerigma, el primer anuncio de la muerte y resurrección de Cristo: “Ese Cristo al que ustedes mataron, Dios Padre lo ha resucitado de entre los muertos…”

Y los no convertidos creen, y los que hablaban diferentes idiomas, entienden…pues el Espíritu Santo da capacidad para comunicarse y entenderse… el Espíritu Santo da capacidad para amar…

Frente a esta predicación de los apóstoles, la gente queda estupefacta, esa gente es una multitud internacional y pluricultural, ahí hay gentes de diferentes pueblos y de diferentes lenguas, colores y culturas y todos comprenden, todos entienden el Kerigma, que Cristo murió y resucitó para salvarnos. Todos comprenden el lenguaje del amor, de aquel que amó hasta el extremo. Aquel día se bautizaron unas tres mil gentes… y así se comenzó a formar las pequeñas comunidades Cristianas, en la comunión de la Diversidad. En esas pequeñas comunidades el centro es Cristo y Reina el amor.

Aquel pueblo exclamó. “todos los oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios”

Y todos quedaron llenos del Espíritu santo. Y nosotros llenos del Espíritu Santo… prediquemos el Kerigma, la muerte y resurrección de Cristo por amor, para la salvación del cosmos entero. Vamos a predicar a Cristo, al mundo entero.

Pentecostés, es comunión, comunicación, entendimiento, unidad….

Ecos para la semana

  • Lunes: Conversa con un amigo(a) sobre el acontecimiento de Pentecostés.
  • Martes: ¿Qué diferencia encuentras entre la torre de Babel y Pentecostés?
  • Miércoles: ¿Cómo el Espíritu santo hace superar las diferencias y une en lo esencial a la Iglesia?…
  • Jueves: Tú, personalmente ¿Estás lleno del Espíritu Santo?..
  • Viernes: ¿Cómo obra el Espíritu santo en la Iglesia Católica?…
  • Sábado: ¿Tú y tu familia se dejan guiar por el Espíritu Santo?…

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s