Lectio Divina, 21 de Abril de 2019

Lectio Divina, 21 de Abril de 2019

Domingo de Pascua de Resurrección

Página Sagrada:

Hechos 10, 34‐43/Sal 117/Col 3 , 1 ‐4/Juan 20, 1‐9

resucitado

Vio y creyó

INVOCACIÓN INICIAL

¡Señor Jesucristo, hoy tu luz resplandece en nosotros, fuente de vida y de gozo! Danos tu Espíritu de amor y de verdad para que, como María Magdalena, Pedro y Juan, sepamos también nosotros descubrir e interpretar a la luz de la Palabra los signos de tu vida divina presente en nuestro mundo y acogerlos con fe para vivir siempre en el gozo de tu presencia junto a nosotros, aun cuando todo parezca rodeado de las tinieblas de la tristeza y del mal.

TEXTO

1 El primer día de la semana, muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena va al sepulcro y observa que la piedra está retirada del sepulcro. 2 Llega corriendo a donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, el que era muy amigo de Jesús, y les dice:

—Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.

Salió Pedro con el otro discípulo y se dirigieron al sepulcro. 4 Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corría más que Pedro y llegó primero al sepulcro. 5 Inclinándose vio las sábanas en el suelo, pero no entró. Después llegó Simón Pedro, que le seguía y entró en el sepulcro. Observó las sábanas en el suelo 7 y el sudario que le había envuelto la cabeza no en el suelo con las sábanas, sino enrollado en lugar aparte.

8 Entonces entró el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. 9 Todavía no habían entendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.

LECTURA

Siempre será sorprendente el hecho de que en ninguna página del NT se tenga un relato de la resurrección en sí misma sino del el anuncio de que ella ha tenido lugar. Los Evangelios se detienen ante lo que es más bien la presencia de un Cristo ya resucitado en la primera Iglesia, al mismo tiempo que narran el camino de fe de los primeros creyentes. Tal es el tema que descubren en la lectio divina los discípulos del Resucitado en este Domingo de Pascua, momento fundamental para todo el año cristiano: A Jesús es posible encontrarlo vivo y presente en la misma celebración dominical de nuestra fe.

El relato evangélico hoy ofrecido en la página sagrada, tampoco describe “como ocurrió la resurrección”, pero sí indica cómo llegaron a la fe los primeros creyentes y cómo pueden hacerlo los que son creyentes de todos los tiempos: a la certeza de la fe ‐aunque el término parezca contradictorio‐ se llega por medio de los signos. Al entrar en la tumba la mañana de Pascua, se desarrolla un proceso, un “educarse a ver los signos de la resurrección” para creer en lo que ha ocurrido. Así:

1. En primer lugar, María Magdalena simplemente “ve” las cosas como “no deberían estar“: la piedra está quitada, La piedra, sello de la condena humana sobre una historia que no era solamente humana, sino la acción más maravillosa del Dios que salva. Su comprobación le hace actuar a nivel humano: corre y denuncia (VER v.2).

2. En segundo lugar; Pedro también simplemente “observa” las cosas fuera de lugar: la piedra quitada, las vendas y el sudario doblado… Todos signos “insuficientes” para uno que ve con ojos de asombro y comprobación a nivel horizontal. En estos dos casos las reacciones “humanas” son lo más natural, pues se basan en actitudes “humanas” ante lo ocurrido (VER vv 3‐8).

3. En tercer lugar; el “discípulo amado” quien ya no ve u observa simplemente, sino que “ve o contempla‐ y cree”Llega a un estado de certeza de que la historia de Cristo no fue la historia de un fracaso terminado en el robo del cuerpo, sino de que verdaderamente “algo ha ocurrido”. El discípulo amado tiene fe, y esa fe es don de Dios, por ello ahora comprende la Escritura, el testimonio de los profetas que Pedro anuncia a Cornelio en Hechos. 10,43: el Cristo debía de padecer, pero también de resucitar para salvar a la humanidad.

Desde esa mañana, y ahora más que nunca, Cristo muerto pero también resucitado comenzará a irrumpir en la historia y en la vida de cada hombre a través de la fe en los signos de su presencia. Al igual que aquellos discípulos, los cristianos hemos de dar crédito a las Escrituras aunque no veamos físicamente al Resucitado, pues en nosotros ha de vibrar la misma fe que movió al “discípulo amado” a no apagar su esperanza de que la historia de su amado Señor no podía terminar en la oscuridad del Calvario.

MEDITACIÓN

En medio del gozo de la celebración comunitaria, la comunidad discipular se propone para su meditación:

a. ¿Nuestra esperanza en aquel Jesús que pasó haciendo el bien nos lleva también a imitarlo en el trato con todo hombre y mujer de nuestro alrededor? ¿Colaboramos a que la presencia del Resucitado siga cambiando el mundo a través de “nuestro paso”?

b. ¿Creemos suficientemente en las cosas de arriba, es decir, en los valores del Reino de Dios como para que ello afecte nuestras decisiones a todo nivel (personal, familiar, social, económico, etc.)?

c. ¿Sabemos leer los signos de la presencia de Cristo en el mundo, y animamos a los demás a leerlos ellos también? ¿o nuestro desánimo contagia a los que nos tratan?

ORACIÓN

¡Amor, Amor, Amor!

Quiero sentir, vivir y expresar todo este Amor

que es empeño gozoso en el mundo

y contacto feliz con los otros.

Sólo tú me libras, sólo tu me sueltas.

Y los hielos descienden para regar

el valle más verde de la creación.

-Marco Guzzi

CONTEMPLACIÓN

Reflexiono es esta frase: “¡Jesús está vivo!”¡Resucitó!”

ACCION

Me propongo tener una fructífera Pascua de Resurrección. No me quedo con Jesús crucificado, sino que me regocijo en su victoria sobre la muerte, que también es por todos nosotros.

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s