Comentario Bíblico, 24 de Marzo de 2019

Tercer Domingo de Cuaresma

Texto Sagrado

Ex 3, 1-8a. 13-15; Sal 102; 1 Cor10, 1-6. 10-12; Lc 13, 1-9

“Dios espera con paciencia nuestros buenos frutos”.

Lectio Divina

Invocación inicial

Señor Jesús, envía tu Espíritu, para que Él nos ayude a leer la Biblia en el mismo modo con el cual Tú la has leído a los discípulos en el camino de Emaús.

Con la luz de la Palabra, escrita en la Biblia, Tú les ayudaste a descubrir la presencia de Dios en los acontecimientos dolorosos de tu condena y muerte. Así, la cruz, que parecía ser el final de toda esperanza, apareció para ellos como fuente de vida y resurrección.

Crea en nosotros el silencio para escuchar tu voz en la Creación y en la Escritura, en los acontecimientos y en las personas, sobre todo en los pobres y en los que sufren. Tu palabra nos oriente a fin de que también nosotros, como los discípulos de Emaús, podamos experimentar la fuerza de tu resurrección y testimoniar a los otros que Tú estás vivo en medio de nosotros como fuente de fraternidad, de justicia y de paz. Te lo pedimos a Ti, Jesús, Hijo de María, que nos has revelado al Padre y enviado tu Espíritu.

Amén.

Texto

1 En ese momento se presentaron unas personas que comentaron a Jesús el caso de aquellos galileos, cuya sangre Pilato mezcló con la de las víctimas de sus sacrificios. 2 El respondió: «¿Creen ustedes que esos galileos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás? 3 Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera. 4 ¿O creen que las dieciocho personas que murieron cuando se desplomó la torre de Siloé, eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? 5 Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera».

6 Les dijo también esta parábola: «Un hombre tenía una higuera plantada en su viña. Fue a buscar frutos y nos encontró. 7 Dijo entonces al viñador: “Hace tres años que vengo a buscar frutos en esta higuera y nos encuentro. Córtala, ¿para qué malgastar la tierra?”. 8 Pero él respondió: “Señor, déjala todavía este año; yo removeré la tierra alrededor de ella y la abonaré. 9 Puede ser que así dé frutos en adelante. Si no, la cortarás”».

Meditación

Dios nos “ha plantado” en el mundo…en una familia, en un trabajo, nos ha dado responsabilidades, estudio,… ¿Damos los frutos qué él espera de nosotros o estamos malgastando la tierra en la que hemos sido plantados? ¿Descubrimos en la paciencia de Dios un signo del Reino de Dios?

Dios, llamado, “Yo soy”, envía a Moisés a una misión: Liberar a su pueblo de la esclavitud de Egipto. Nuestro Dios es misericordioso y se compadece del sufrimiento de su pueblo. La historia del pueblo de Israel, debe servir de lección para el pueblo cristiano, para evitar caer en sus errores y en sus pecados o de lo contrario todos pereceremos si no nos convertimos de corazón al Señor.

En esta Cuaresma, ¡aprovechemos la paciencia de Dios! Reaccionemos, cambiemos de vida, convirtámonos, dejemos que el Señor nos ayude, a los que estamos hundidos por el peso de las culpas. Empecemos a llevar una vida más fiel. Demos frutos de vida Cristiana.

La parábola de la higuera estéril expresa la paciencia de Dios. Dios espera pacientemente que aprovechemos este tiempo Cuaresmal para dar frutos de caridad, solidaridad, amor. En la segunda carta de Pedro, capítulo 3, versículo 9 Está escrito: “El Señor usa de paciencia con ustedes, no quiere que nadie perezca sino que todos lleguen a la conversión”. Por eso nos da tiempo, nos espera…

Somos amados, bendecidos, perdonados, sanados, cuidados, “abonados” por nuestro Dios misericordioso, tierno y compasivo. Vivamos una vida vigorosa y fecunda, demos frutos abundantes, higos al por mayor, demos frutos de arrepentimiento, de conversión, de amor y santidad, a nivel personal, familiar, eclesial y social.

El libro del Éxodo, en el capítulo 3, nos presenta a Moisés dando frutos de liberación. Moisés cumplió la misión que Dios le encomendó de liberar al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto. Demos frutos de liberación como Moisés…vivamos nuestros compromisos bautismales, nuestros compromisos ciudadanos a cabalidad, ayudemos a liberarnos de las causas de tantos crímenes, violencia, injusticia, opresión y corrupción en el país.

Demos frutos abundantes, higos sabrosos, aguacates deliciosos, mazorcas hermosas, guayabas exquisitas. Que nuestra vida sea creativa y generosa. Que produzcamos familias estables y amorosas. Que cuidemos a nuestros ancianos y enfermos. Que seamos hospitalarios y acogedores con los peregrinos. Que cultivemos la amistad verdadera. Que seamos capaces de perdonar y reconciliarnos. Que seamos solidarios y caritativos, capaces de socorrer al necesitado. Así tendremos una vida fecunda y viviremos el verdadero sentido de nuestra vida.

En Jn 15, 8 está escrito: “la gloria de mi Padre consiste en que den fruto”, frutos de amor, de paz y de justicia.

Dios nos está abonando, nos está cuidando, nos está regando, por medio de obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas y agentes laicos de pastoral. La Palabra de Dios y el cuerpo de Cristo nos den la fuerza para dar frutos concretos de amor, de fe y de esperanza.

Ecos para la semana

Demos los frutos que Dios espera:

Lunes: Demos frutos, misioneros, llevemos el Evangelio a todos los hombres.

Martes: Demos frutos, perdonemos hasta 70 veces 7, perdonemos siempre.

Miércoles: Demos frutos, cumplamos los mandamientos, confiemos en Dios, Trabajemos por el Reino de Dios y perseveremos “hasta el final”, aprovechando la Gracia que Dios nos da.

Jueves: Demos frutos, definámonos totalmente por Cristo.

Viernes: Demos frutos, amemos a Dios por sobre todas las cosas y amemos al prójimo, como Cristo nos ha amado.

Sábado: Virgen María, ayúdanos a ser humildes como el publicano, a reconocer nuestros pecados y a confiar en la misericordia del Padre Celestial. Ayúdanos a avanzar por los caminos de la Santidad.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Animación Bíblica de la Pastoral, Ciclo C, Comentario Bíblico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s