Comentario Bíblico, 6 de Enero de 2019. Solemnidad de la Epifanía del Señor

Comentario Bíblico, 6 de Enero de 2019

La Epifanía del Señor

Ciclo “C”

Is 60, 1-6; Sal 71; Ef 3, 2-3a. 5-6; Mt 2, 1-12  

Lectio divina

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Espíritu Santo, tú eres el aliento del Padre y del Hijo en la eternidad dichosa; tú nos has sido enviado por Jesús para hacernos comprender lo que él nos ha dicho y guiarnos hacia la verdad completa; tú eres para nosotros aliento de vida, aliento creador, aliento santificador; tú eres quien renueva todas las cosas.

Humildemente te pedimos que nos animes y habites en nosotros: en cada uno y cada una de nosotros, en cada uno de nuestros hogares, en cada uno de nuestros ambientes; para que podamos vivir el mundo como un lugar de amor, un camino de felicidad y un medio de santidad.

AMÉN.

TEXTO

1 Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, 2 diciendo: «¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle.» 3 Al oírlo el rey Herodes se sobresaltó y con él toda Jerusalén. 4 Convocando a todos los sumos sacerdotes y escribas del pueblo, les preguntaba dónde había de nacer el Cristo. 5 Ellos le dijeron: «En Belén de Judea, porque así está escrito por el profeta:

6 Y tú, Belén, tierra de Judá,
no eres, no, la menor entre los principales clanes de Judá;
porque de ti saldrá un caudillo
que apacentará a mi pueblo Israel.»

7 Entonces Herodes llamó aparte a los magos y por sus datos precisó el tiempo de la aparición de la estrella. 8 Después, enviándolos a Belén, les dijo: «Id e indagad cuidadosamente sobre ese niño; y cuando le encontréis, comunicádmelo, para ir también yo a adorarle.» 9 Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y he aquí que la estrella que habían visto en el Oriente iba delante de ellos, hasta que llegó y se detuvo encima del lugar donde estaba el niño. 10 Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría. 11 Entraron en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, le adoraron; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra. 12 Y, avisados en sueños que no volvieran a Herodes, se retiraron a su país por otro camino.

Meditación

Asumiendo el simbolismo de aquella estrella aparecida el día del nacimiento del Señor, la meditación en esta celebración,  trasladada en muchas regiones al domingo por razones pastorales, es una invitación a no perder de vista a Cristo, manifestado para nuestra salvación (Evangelio). Teniendo delante aún la escena del pesebre visitado por los pastores, ahora el Mesías es encontrado por personajes que encarnan el alcance universal de la salvación (1ª. Lectura). Junto a ellos, la comunidad de los discípulos manifestará una fe abierta a todo hombre, incapaz de marginar por motivos de raza, lengua, ideas a ninguno de aquellos que son invitados por el mismo Dios  tomar parte de “la luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo” (Juan 1, 9): Cristo, Palabra hecha carne (2ª. Lectura).

1ª. Lectura: Haciendo parte de una serie de profecías mesiánicas de restauración, el famoso canto del capítulo 66 de Isaías es una página llena de luz. La comunidad que ha vuelto del destierro encuentra a su alrededor un mundo de sombras y destrucción: unos límites políticos y sociales tan pequeños y desesperanzadores que la hacen volver los ojos con nostalgia al pasado de los tiempos davídicos. El autor de este canto en cambio, invita a contemplar un futuro de grandeza, cuyo motivo es la presencia del Mesías en Sion. Dos aspectos son notorios en el texto:

1.         La comunidad es visitada por Dios: La primera parte de la profecía se refiere a la llegada del Dios-Luz en medio de un panorama más bien sombrío por el reciente pasado de culpa y destrucción. Por ello el uso de una imagen bíblica sumamente elocuente: revestirse de luz implica participar del gozo salvífico de la presencia de Dios (VER vv. 1-2).

2.         La comunidad se convierte en ámbito universal de salvación: Contrariamente a lo que fue el sentimiento nacionalista cerrado en el post-exilio, el autor invita a ver cómo se congrega una muchedumbre impensada pues se compone de extranjeros que llegan llevando sus dones a Sion (VER vv. 3-6).

2ª. Lectura: Realizando una evaluación de su propio ministerio en la tercera parte de la carta de los Efesios, el apóstol se alegra de haber conocido un misterio antes no manifestado y al cual él sirve como mensajero:

1.         Pablo tiene un “Evangelio”, que no es un mensaje de idea sino el mismo Cristo que vive en él (Gal. 2,20) y que en su ministerio de apóstol se va donando como luz a los pueblos de toda la tierra. Pablo cree que todos los hombres deben de conocer a Cristo-Luz, y que esa luz no puede aprisionarse en un pueblo, raza, lengua, etc.: Pablo, aunque nacido dentro del pueblo de Israel, confiesa una convicción suya muy profunda: que también los gentiles son coherederos de Dios, miembros de un mismo cuerpo del Señor y partícipes de la promesa en Jesucristo. (VER v. 2-3).

2.         Pablo es un testigo personal del mensaje: Por ello ha sido constituido apóstol de gentiles, por ello cree en el derecho de todo hombre a recibir la Epifanía de Dios en Cristo.  Porque también él tuvo su Epifanía, la manifestación de una “luz intensa” que cambió su destino en el camino a Damasco para que fuera pregonero de la Buena Nueva (cfr. Hechos 9, 1-19; 22, 5-16; 26, 10-18) (VER acá vv. 5-6).

Evangelio: La narración del Evangelio, llena de un simbolismo relativo al tema de la luz de la salvación, contiene dos momentos narrativos. Ellos descubren también el impacto de Aquel que ha venido como luz para el mundo (cfr. Juan 8,12):

1º. La historia de la visita de los Magos: personajes realmente misteriosos (¿reyes, mercaderes?) su identidad social no es el punto importante, sino más bien su ser extranjeros atraídos por el resplandor del Mesías: ellos son efectivamente el cumplimiento de la profecía de Isaías él (1ª. Lectura): los hombres de toda la tierra que en sus dones simbolizan el reconocimiento de la salvación ofrecida en el niño que ha nacido (VER vv. 1-6).

2º. El drama de la oposición de las tinieblas a la luz: Inmediatamente se percibe en Herodes aquel rechazo a la Epifanía Luminosa de Cristo en la línea que afirma San Juan: Vino al mundo la luz, pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo el que obra el mal, aborrece la luz y no va hacia la luz (cfr. Juan 3, 19b-20ª). Drama que se desarrollará a lo largo de todo el Evangelio, en razón del temor a la Epifanía que envuelve toda estructura de pecado; Al enterarse Herodes, se sobresaltó y toda Jerusalén con él (VER v. 3 y también vv. 7-12).

Mediante el signo de la estrella y su búsqueda se plantea aquella realidad del deseo y búsqueda de Dios que hace al hombre “hacer camino”, tal vez por rumbos desconocidos. Esa estrella puede muy bien identificarse con el signo que en la conciencia de Israel apuntaba hacia Cristo: Las mismas Escrituras que lo testimoniaban, pero cuyo efecto profético quedó bloqueado por la incredulidad y oposición de las tinieblas a la luz (VER Juan 3,22). Ella finalmente, es figura de María, llamada en la tradición cristiana estrella del Mar, pues es un indicativo seguro de dónde se encuentra el Señor para quienes buscamos tan afanosamente.

Ecos para la semana

1.    Nuestra “contemplación de la Navidad”, ¿es intensa y reflexiva como para darnos cuenta de la opción que se nos pide? ¿La multitud de celebraciones de ese momento del año –comerciales en su mayoría- nos impide reconocer la verdadera luz que surge del Mesías nacido?

2.    ¿No debiéramos aprender de muchos que viniendo de lejos muestran más apertura, más comprensión y disponibilidad al Dios manifestado en la carne: los más sencillos, los que son pobres  de espíritu en cuanto dispuestos a colocar la luz de Cristo en el centro de su vida?

3.    ¿Qué imagen personal y comunitaria del Señor damos al mundo? Si en su Epifanía él quiere mostrarse pobre y al mismo tiempo capaz de guiar nuestra vida hasta hacerla cambiar, ¿no lo hemos reducido a alguien “poco significativo” en nuestras decisiones más serias?

4.    Oremos en familia y alabemos a Dios que nos permite vivir en familia.

5.    Regalemos paz y amor a nuestros familiares y vecinos, que la Navidad sea una fiesta cristiana.

6.    Hagamos una obra de caridad, seamos solidarios como las personas que ayudaron a la Sagrada Familia en los momentos difíciles del nacimiento de Jesús.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Ciclo C y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s