Lectio Divina, 9 de Diciembre de 2018

Lectio Divina, 9 de Diciembre de 2018

Ciclo “C”

Segundo Domingo de Adviento

Página Sagrada:

Ba 5, 1‐9/Salmo 125/Fil 1, 4‐6.8‐11/Lucas 3, 1‐6


Voz que grita en el desierto: “Preparen el camino del Señor”

Invocación inicial

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles,

y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Envía tu espíritu creador, y renueva la faz de la tierra.

Amén

TEXTO

1 El año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo gobernador de Judea Poncio Pilato, tetrarca de Galilea Herodes, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítida, y Lisanio tetrarca de Abilene, 2 bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, la palabra del Señor se dirigió a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
Juan recorrió toda [la] región del río Jordán predicando un bautismo de arrepentimiento para perdón de los pecados, 4 como está escrito en el libro del profeta Isaías:
Una voz grita en el desierto:
   Preparen el camino al Señor,
   enderecen sus senderos.

5 Todo barranco se rellenará,
   montes y colinas se aplanarán,
   lo torcido se enderezará
   y lo disparejo será nivelado

6 y todo mortal verá
   la salvación de Dios.


Lucas 3, 1‐6

Lectio

El Adviento para la comunidad de los discípulos y testigos de Cristo se presenta como un camino que lentamente avanza hacia el gozo de Navidad, con los ojos fijos sus ojos en esa “venida del Señor”: en su recorrido a través de la Palabra, esa comunidad descubre el gozo por la obra de Dios en favor de su pueblo. Se trata de una etapa que ahora invita a la comunidad situada en el mundo a testimoniar mediante la alegría. Una alegría muy diversa del “gozar” materialista del mundo que por muy diversos caminos (comerciales, propagandísticos, escapistas) también prepara en este tiempo una alegría que olvida muchas veces la presencia de Cristo en los hermanos. Por ello la voz de dos profetas, Baruc y Juan Bautista, advierte lo que está por suceder como obra del Señor: el rescate y el retorno de su pueblo (primera lectura) y la consolación de los que sufren (Evangelio). San Pablo por su parte también despierta a la comunidad de los Filipenses para que advierta la profundidad obra de Dios en sus vidas (segunda lectura). En este segundo domingo de Adviento, la comunidad discipular deberá por tanto renovar y purificar su alegría, al mismo tiempo que consagrarse a difundir el Reino de caridad de Aquel que viene.

LA voz de Juan Bautista, sirve de eco de Adviento a la del profeta Baruc. También el Bautista desempeñó un ministerio profético en una situación dura y confusa en la Palestina del siglo I de la era cristiana: aparte de la ocupación romana, de la opresión de parte de los malos reyes, estaba la desorientación y la división religiosa de aquel tiempo. Retomando el mensaje de profetas antiguos, el Bautista lanza un mensaje con claras urgencias. Dos partes componen el texto presentado en este domingo:

  1. La descripción histórica: que sitúa aquí y ahora la acción salvadora del Señor (VER vv. 1‐3a). Hay datos importantes más allá de sí mismos, son el testimonio de que “la alegría puede comenzar ahora” en un tiempo y lugar concretos de la acción de Dios”. En medio de una situación, ya descrita como imperfecta, marcada por el pecado, pero también por la esperanza, allí; la Palabra actuará una vez más (VER v. 3a) como siempre lo ha hecho, para hacer surgir la vida y la luz donde antes reinaron oscuridad y muerte.
  2. La figura del Bautista, mensajero de Dios, y su misión (VER vv.3b‐55):
  • Su obra (vv. 3‐4) Juan encarna al profeta que Dios siempre envía a preparar el Adviento de su Mesías mediante una transformación a profundidad: la conversión. Juan cumple su misión viniendo “del desierto” de lo inesperado, como fue el surgir de Israel entrando a la tierra.
  • Su impacto (v. 5) que es descrito por las palabras del mismo Isaías: será uno que invite a transformarse a fondo como en una obra física de aplanamiento y relleno de montañas y valles: se trata de un tiempo en el que toda idolatría, situación de pecado y de orgullo deben de transformarse preparando el corazón para Dios y su obra de salvación.

MEDITACIÓN

a. ¿Estamos conscientes del paso y del actual del Señor en nuestro mundo? ¿o somos, con nuestro pesimismo, profetas de la ausencia de Dios?

b. ¿Somos capaces de cultivar la verdadera alegría que surge de contemplar con esperanza que Dios va actuando a pesar de que alrededor parezcan reinar el pecado y la muerte?

c. ¿Qué hay en nosotros que se opone (como montaña que deba ser abajada o valle que deba rellenarse) al paso de Dios por nuestra vida familiar, social, nacional? ¿cuál es nuestro compromiso por hacer posible
el paso de quien trae la paz, la verdad, la vida verdadera?

d. ¿Somos suficientemente cercanos a los que viven en pesimismo, nostalgia, desesperación, sufrimiento o simple indiferencia, como para ser para ellos la voz profética que anuncia y testimonia la venida de
Cristo?

ORACIÓN

¡Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo!, haznos dóciles a sus inspiraciones para gustar siempre del bien y gozar de sus consuelos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

CONTEMPLACIÓN

Meditamos leyendo lentamente el Salmo 125.

ACCIÓN

Hoy hablaré a alguien del verdadero significado de la Navidad y el Adviento, muy distinta de el frenesí comercial que impera actualmente.

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s