Lectio Divina, 25 de Noviembre de 2018. Jesucristo Rey del Universo

Ciclo “B”

Página Sagrada:

Daniel 7, 13-14 * Salmo 92 *Apocalipsis 1, 5-8 * Juan 18, 33-37


“Tú lo dices, soy rey”

Invocación inicial

¡Oh Padre! Tu Verbo ha llamado en la noche a mi puerta; prisionero y atado, sin embargo hablaba todavía, llamaba todavía, como siempre, y me ha dicho: “¡Levántate de prisa y sígueme!” Al amanecer, lo he visto prisionero en el pretorio de Pilato, y no obstante todo el dolor de la pasión, todo el abandono en el que se encontraba, Él todavía me conocía, me esperaba. Hazme entrar, ¡oh, Padre! Con Jesús en el pretorio, en este lugar de acusación, de condena, de muerte; es mi vida de hoy, mi mundo interior. Sí, todas las veces que tu Palabra me invita, es casi como entrar en el pretorio de mi corazón, lugar contaminado y contaminante, que espera la presencia purificadora de Jesús. Tengo miedo, Tú lo sabes, pero si Jesús está conmigo, no debo ya temer. Me quedo, Padre y escucho con atención la verdad de tu Hijo que me habla; miro y contemplo sus gestos, sus pasos, lo sigo, con todo lo que soy, con toda la vida que tú me has dado. Cúbreme y lléname de tu Santo Espíritu, te lo suplico.

Amén.

TEXTO

33 Entró de nuevo Pilato en el pretorio, llamó a Jesús y le preguntó:
—¿Eres tú el rey de los judíos?
34 Jesús respondió:
—¿Eso lo preguntas por tu cuenta o porque te lo han dicho otros de mí?
35 Pilato respondió:
—¡Ni que yo fuera judío! Tu nación y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?
36 Contestó Jesús:
—Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis soldados habrían peleado para que no me entregaran a los judíos. Pero mi reino no es de aquí.
37 Le dijo Pilato:
—Entonces, ¿tú eres rey?
Jesús contestó:
—Tú lo dices. Yo soy rey: para eso he nacido, para eso he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Quien está de parte de la verdad escucha mi voz.

Juan 18, 33-37

Lectio

El fabuloso relato de la Pasión en el Evangelio de Juan, tiene un momento cumbre en el famoso “proceso romano” de Cristo ante Pilato, procurador romano de Judea. La página evangélica de hoy contiene elementos importantes:

La escena es nada menos que la confrontación de dos poderes: De una parte, Pilato, poder mundano, militar, bélico, de sumisión por la fuerza. Por otra, Cristo, potencia del amor del Padre que una vez entrado en el mundo causa un proceso irreversible: es el amor, no la potencia armada y aplastante, la fuerza que vencerá al final en el drama de la vida humana.

Así, el encuentro comienza con la incomprensión y rechazo de Israel al plan del “verdadero Reino de Dios”: ellos han entregado a Jesús a las fuerzas del mundo para aniquilar su reino de amor (VER v.33-35)

Pilato, incapaz de comprender lo que sucede en el fondo, interroga a Jesús sobre su potencia real mundana. La respuesta de Cristo es que su poder “viene de arriba”, le ha “sido dado” (cfr. 1ª lectura) y es de orden espiritual, como espiritual, más íntimo y más potente es el amor… o prueba el hecho de que no ha habido oposición armada a su reciente captura en el Huerto (VER vv.35.36).

Finalmente, viene la manifestación de Cristo Rey: a la pregunta definitiva de Pilato responde afirmativamente y es más, marca el camino de acceso a Él para quien quiera seguirlo: buscar la verdad, amar la verdad, seguir la verdad (cfr. Jn 14,3ss; VER acá v.37).

Meditatio

  • ¿Hasta dónde, en qué áreas concretas nuestra vida “pertenece a Cristo y su reinado de amor”? ¿nos resistimos a que Él nos libere del error del pecado?
  • Nuestra comunidad ¿ofrece al Señor acciones concretas en favor de los hermanos que necesitan los frutos del Reino de amor de Cristo? ¿o estamos ausentes en medio de las muchas necesidades de compromiso cristiano en nombre del Rey?
  • ¿Cómo testimoniamos delante de otros (ajenos quizás a nuestra fe) que pertenecemos al reino de la verdad, amor, verdad?

Oratio

Testigo fiel y verdadero del amor, nos invitas continuamente, oh Cristo rey del universo, a entrar en la libertad del reino de la vida. Tú puedes transformar nuestro corazón e iluminar en medio del mundo nuestras angustias y nuestra confusión: Tú eres la verdad que hace libre y la libertad que hace vivir; haznos cercanos a toda situación donde aún faltas Tú, rey de la vida.

Amén.

Contemplatio

La proclamación del Salmo 92 recoge dos sentimientos presentes sin duda en la contemplación de comunidad discipular de la Iglesia: por un lado, que la presencia del Reino de Cristo es necesaria y urgente en el mundo, prisionero de los efectos del pecado que sufren los más pobres y pequeños; por otro, la certeza que cada uno debe de hacerse servidor de ese Reino comenzando por poner en ello su amor y confianza.

Actio

1. Participar críticamente en toda decisión humana que necesite la presencia de los siervos del Reino del amor y fraternidad.

2. Iniciar una evaluación de la marcha de nuestra vida personal y comunitaria durante este año, examinando nuestra fidelidad al Reino de Cristo.

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s