Lectio Divina, 28 de Agosto de 2018

Lectio Divina, 28 de Agosto de 2018

21º Domingo del Tiempo Ordinario

Ciclo “B”

Página Sagrada:

Jos 24, 1‐2. 15‐17.18 * Salmo 33 * Ef 5, 21‐32 * Jn 6, 55.60-69

Confianza

“¿A quién vamos a ir? Sólo Tú tienes Palabras de vida eterna”

Invocación inicial

Señor, tu Palabra es dulce, es como una gota de miel, no es dura, no es amarga. Aún cuando abrasa como el fuego, aún cuando es como martillo que rompe la roca, aún cuando es como espada afilada que penetra y separa el alma…¡Señor, tu Palabra es dulce! Haz que yo la oiga así, como música suave, como canción de amor; aquí están mis oídos, mi corazón, mi memoria, mi inteligencia. Aquí estoy ante ti, hazme un oyente fiel, sincero, fuerte; hazme permanecer, Señor, con los oídos del corazón, fijo en tus labios, en tu voz, en cada una de tus palabras, para que ninguna caiga en el vacío. Te ruego que envíes tu santo Espíritu abundantemente, que sea como agua viva que riega todo mi campo para que dé fruto, el 30, el 60 o el 100 por uno. Señor, haz que venga hacia ti, porque, tú lo sabes… ¿dónde podría ir, hacia quién, aquí en esta tierra, sino hacia ti?

Texto

55 Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida.

60 Después de oírlo, muchos de sus discípulos decían: «¡Es duro este lenguaje! ¿Quién puede escucharlo?». 61 Jesús, sabiendo lo que sus discípulos murmuraban, les dijo: «¿Esto los escandaliza? 62 ¿Qué pasará entonces, cuando vean al Hijo del hombre subir donde estaba antes? 63 El Espíritu es el que da Vida, la carne de nada sirve. Las palabras que les dije son Espíritu y Vida. 64 Pero hay entre ustedes algunos que no creen». En efecto, Jesús sabía desde el primer momento quiénes eran los que no creían y quién era el que lo iba a entregar. 65 Y agregó: «Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede».

66 Desde ese momento, muchos de sus discípulos se alejaron de él y dejaron de acompañarlo.

67 Jesús preguntó entonces a los Doce: «¿También ustedes quieren irse?». 68 Simón Pedro le respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna. 69 Nosotros hemos creído y sabemos que eres el Santo de Dios».

Lectio

La página sagrada propone hoy el final del discurso de Jesús en Cafarnaúm, el discurso el Pan de Vida. Este final tiene un carácter grave: se trata de tener que hacer una opción pues el que quiera tener “esa Vida” tiene que dejarse atraer por el Padre e ir a Jesús creyendo, es decir, conformando su existencia según Cristo. Al final de su discurso sobre el misterio del Pan de Vida, Jesús presenta una opción a sus escuchas. Y exige una decisión que tiene ciertas implicaciones:

a. Decidirse por Jesús no es algo que se sitúa a nivel de los sentimientos o en un momento pasajero: será obedecerle totalmente (VER Ex. 19‐25). La exigencia de servicio y compromiso de fe es captado inmediatamente por las gentes, las cuales se escandalizan (VER v. 66).

b. Pero una opción a medias, ante una opción que intentara un Jesús a la medida del deseo humano, el Maestro prefiere perder a todos sus discípulos y comenzar de nuevo. (VER v.67). Pero ocurre entonces aquel acto de fe ejemplar de Pedro. (VER v.60: la reacción de las gentes).

c. Esa opción deberá hacerse en todos los tiempos ante el Sacramento de la Carne y Sangre de Cristo (VER vv. 53‐58, 62b, 68b

d. Las palabras de Pedro encierran al final de la escena la verdadera elección: Sólo hay un “Santo de Dios” (v.69). Al hombre queda ahora abrirse al Espíritu (VER v.63), dejar que dicho Espíritu ayude a la opción verdadera y concreta por Cristo.

Meditadio

  • ¿Reafirmamos al Señor nuestra opción profunda por cumplir por su voluntad? ¿Lo hacemos precisamente en la comunión eucarística con su Carne y Sangre?
  • ¿Cuánta influencia tiene su Palabra de vida en nuestras otras decisiones (económicas. políticas, de relaciones con el mundo y sus estructuras)?

Oratio

Invitados por tu Palabra, oh Cristo, queremos hoy renovar la Alianza Nueva: Recibir de Ti la vida abundante y dirigir nuestros pasos según tu voluntad. Haz que nuestra fe produzca frutos abundantes de Amor, justicia y verdad. AMÉN.

Contemplatio

El Salmo 33 culmina su presentación este domingo, insistiendo una vez más en la necesidad de gustar lo bueno que es el Señor. Por eso nuevamente lo leemos y encontramos el impulso de fe al que nos invita.

Actio

  1. Renovar nuestra opción por la vida que viene de Dios y se expresa en sus mandamientos
  2. Renunciando a otros señores que pretendan en lo material, lo falsamente espiritual, lo que pertenece al mundo, apartarnos del único que tiene Palabras de Vida Eterna. c. Superar desde la comunión eucarística el divorcio entre la fe y la vida que tanto daño hacen al testimonio de nuestra fe en el mundo.

 

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s