Lectio Divina, 12 de Agosto de 2018

Lectio Divina, 12 de Agosto de 2018

Décimo Noveno Domingo Ordinario

Ciclo “B”

Página Sagrada:

1Re 19, 4‐8 * Salmo 33 * Ef 4, 30‐5, 2 * Jn 6, 41-51

stahlbrd (1)

“Yo soy el Pan vivo bajado del cielo”

Invocación inicial

Shadai, Dios de la montaña, que haces de nuestra frágil vida la roca de tu morada, conduce nuestra mente a golpear la roca del desierto, para que brote el agua para nuestra sed. La pobreza de nuestro sentir nos cubra como un manto en la obscuridad de la noche y abra el corazón para acoger el eco del Silencio para que el alba envolviéndonos en la nueva luz matutina nos lleve con las cenizas consumadas por el fuego de los pastores del Absoluto que han vigilado por nosotros junto al Divino Maestro, el sabor de la santa memoria.

Texto

41 Los judíos murmuraban de él, porque había dicho: «Yo soy el pan bajado del cielo». 42 Y decían: «¿Acaso este no es Jesús, el hijo de José? Nosotros conocemos a su padre y a su madres. ¿Cómo puede decir ahora: «Yo he bajado del cielo»?

43 Jesús tomó la palabra y les dijo: «No murmuren entre ustedes. 44 Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me envió; y yo lo resucitaré en el último día. 45 Está escrito en el libro de los Profetas: “Todos serán instruidos por Dios”. Todo el que oyó al Padre y recibe su enseñanza, viene a mí.

46 Nadie ha visto nunca al Padre, sino el que viene de Dios: sólo él ha visto al Padre. 47 Les aseguro que el que cree, tiene Vida eterna.

48 Yo soy el pan de Vida.

49 Sus padres, en el desierto, comieron el maná y murieron. 50 Pero este es el pan que desciende del cielo, para que aquel que lo coma no muera. 51 Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo».

Lectio

El extenso discurso del Pan de Vida del capítulo 6 de San Juan que se expone de nuevo en este domingo con la asamblea que escucha: el Pan bajado del cielo es el objeto de la fe y la fortaleza del que lo recibe en medio del camino de la vida.

Jesús en el Evangelio se revela a sí mismo como el Pan que baja del cielo, dado por Dios a los hombres con la finalidad de ayudar toda crisis de fe. También este relato tiene dos grandes partes:

a. El escándalo y la crisis de fe (vv. 41‐42): Contiene la reacción de los judíos ante lo que les parece increíble, el signo de la Eucaristía o “carne de Cristo”. Hay una crisis de fe que se hace notoria por dos cosas:

EI pueblo murmura como Israel, desconfiando de Dios en el camino de los 40 años por el desierto (VER Ex.16,1ss). Y de modo especial, como ellos creen conocer el origen terreno de Cristo, se cierran ante sus palabras de revelación, y es más, olvidan el signo de la multiplicación de los panes que acaban de presenciar (VER Jn.6,1‐15).

b. El mensaje de revelación (vv. 43‐52): A pesar de la crisis de fe, el Salvador insiste en proponer a sus escuchas la actitud de fe: En primer lugar destaca que el creer hay que entenderlo como un don de Dios. Luego Jesús contrapone el maná del desierto y el “pan del cielo” que es El mismo mostrando los efectos: si se cree y se recibe con fe el don de Dios en la Eucaristía, se tendrá la vida que no alcanzaron ni siquiera los que comieron en su tiempo aquel maná.

Meditatio

  • Como la muchedumbre ante Jesús ¿olvidamos lo que Dios ya ha hecho en nuestra vida y que debería alentar nuestra fe? ¿Queremos tener a la medida de nuestro entendimiento sus caminos y la persona de Cristo?
  • Nuestra “práctica de la comunión de la Eucaristía ¿nos lleva a cambiar de actitudes para salir de la crisis de fe? ¿O bloqueamos la acción del sacramento y del Espíritu con nuestras actitudes de pecado?

Oratio

Oh Cristo, tus acciones y tu presencia sobrepasan nuestra siempre débil y pobre fe… como la muchedumbre, creemos conocer tanto de ti, que nuestra vida te pierde. Concédenos reconocerte siempre y configurarnos contigo. AMÉN.

Contemplatio

El gustar o saborear la presencia de Dios es lo que lleva a los discípulos a continuar en humildad su camino hacia un encuentro más pleno con Él en sus vidas. Proclamamos es Salmo 33 que es una invitación a la fe.

Actio

  1. Aceptar que nuestra fe es poca, y que se ve probada cuando nos apartamos del Pan de Vida.
  2. Tratar de encontrar en lo desconcertante (el triunfo del mal, la abundancia impune de la violencia o injusticia) la presencia fortalecedora del Pan bajado del cielo.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s