Lectio Divina, 29 de Abril de 2018

Lectio Divina, 29 de Abril de 2018

Quinto Domingo de Pascua

Ciclo “B”

Página Sagrada:

Hch 9, 26-31 * Salmo 21 * 1 Jn 3, 18-24 * Jn 15, 1-8

10090172776_9473284578_z

“El que permanece en mí da mucho fruto”

Invocación inicial

¡Señor, Tú eres! Y esto nos basta para vivir, para continuar esperando cada día, para caminar en este mundo, para no escoger el camino errado del aislamiento y de la soledad. Sí, Tú eres por siempre y desde siempre; eres y permaneces, ¡oh Jesús! Y este tu ser es un don continuo también para nosotros, es fruto siempre maduro, porque nos alimentamos y nos hacemos fuertes por Ti, de tu Presencia. Señor, abre nuestro corazón, abre nuestro ser a tu ser, ábrenos a la Vida con el poder misterioso de tu Palabra. Haznos escuchar, haznos comer y gustar este alimento del alma; ¡ve cómo nos es indispensable! Envía, ahora, el buen fruto de tu Espíritu para que realice en nosotros lo que leamos y meditemos sobre Ti.

Amén.

Texto

1 «Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador. 2 El corta todos mis sarmientos que no dan fruto; al que da fruto, lo poda para que dé más todavía. 3 Ustedes ya están limpios por la palabra que yo les anuncié. 4 Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí. 5 Yo soy la vid, ustedes los sarmientos El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer. 6 Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y arde. 7 Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán. 8 La gloria de mi Padre consiste en que ustedes den fruto abundante, y así sean mis discípulos.

Lectio

El mensaje encontrado en la lectio divina de este domingo está ligado a la del domingo anterior. Como se ha dicho antes, la imagen del buen pastor servía para dar a entender en el Evangelio según San Juan esa relación de Cristo y la comunidad (“rebaño suyo”) en el mundo. Ahora la imagen de la vid ayuda a comprender esa relación desde el punto de vista más íntimo. El texto tiene dos momentos:

a. La relación entre la Vid y los Sarmientos (VER vv. 1-4): Que ayuda a poner la atención en Cristo y su significado en la vida personal. Se trata de una meditación comparativa que ya viene del AT para indicar cómo Dios ha sido siempre fiel y siempre ha sido rechazado por parte del pueblo.

b. En el v.1. Jesús se llama a sí mismo “vid” y se toma para sí un adjetivo: verdadera”. Ello porque también el pueblo de Israel se decía ser la “vid de Yahvéh” (cfr. Sal. 80). Pero Jesús no será rebelde como Israel en su pasado ni opuesto a la salvación, sino más bien está disponible y lleva a cabo la obra de Dios para salvar el mundo.

c. En el v.2. Se hace referencia al Padre, al que se llama viñador cuidadoso y amoroso que poda la vid para que dé fruto. La acción de Dios (podar=quitar y “arrancar” lo que no da fruto, como lo dicho en Is. 27,2-6) no se debe interpretar como un castigo, sino como una acción que ayude a aquellos “Sarmientos” (=los cristianos) a que mejoren su calidad de vida en la comunidad. Al que no da fruto, Dios le respeta su libertad… sólo que también actúa según la elección del que “no quiere estar” en la vid y lo poda.

d. En el v.3. Se retoma lo dicho en Jn. 4,13-14: la escucha de la Palabra puede llegar a vivirse como una relación fuerte con Dios.

e. En el v.4. Finalmente, se anuncia la importancia inigualable de Cristo como mediador necesario para la salvación. Son sus actitudes, su persona, su “nombre”, todo lo que El es, lo que constituye el nuevo y verdadero Israel, la nueva y auténtica vid. Habrá que buscar la manera de unirse a Cristo para llegar a Dios: de hacerse “su sarmiento” para recibir los cuidados del Padre, “Viñador”.

Meditatio

  • ¿Qué tan intensa y verdadera es nuestra unión de vida con Cristo? ¿Sentimos que nos hace falta el orar, meditar y cumplir su palabra?
  • ¿Qué frutos produce actualmente nuestra fe en Cristo? ¿Actuamos comprometidamente por lo que agrada a Dios?

Oratio

Tus brazos extendidos en la cruz son el árbol de la vida eterna, ¡oh Cristo, vid verdadera, que continúas ofreciéndote a quien cree, ya que sin ti nada podemos! Te pedimos que sanes con la savia de tu sangre las heridas de nuestros pecados.

Contemplatio

La expresión llena de fe del Salmo 21: “Cumpliré al Señor mis votos delante de los fieles” describe un tipo de compromiso práctico, como “testimonio” de quien a partir de la contemplación de la Pascua está dispuesto a llevar su fe más allá de lo teórico y privado, para colocarse en el mundo como sarmiento unido por la fe al Árbol de la Vida.

Actio

  1. Someter a examen profundo nuestros medios de unión con Cristo en la vida comunitaria, personal, familiar.
  2. Hacer más viva su presencia mediante nuestro testimonio.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s