Lectio Divina, 14 de Febrero de 2018, Miércoles de Ceniza

Lectio Divina, 14 de Febrero de 2018

Miércoles de Ceniza

Ciclo “B”
Página Sagrada:

Jl 2, 12-18 * Salmo 50 * 2Co 5,20-6,2 * Mt 6, 16-18

4627911588_9517b47846_o

“Ten piedad de mi oh Dios”

Invocación inicial

Señor Jesús, envía tu Espíritu, para que Él nos ayude a leer la Biblia en el mismo modo con el cual Tú la has leído a los discípulos en el camino de Emaús. Con la luz de la Palabra, escrita en la Biblia, Tú les ayudaste a descubrir la presencia de Dios en los acontecimientos dolorosos de tu condena y muerte. Así, la cruz, que parecía ser el  final de toda esperanza, apareció para ellos como fuente de vida y resurrección.
Crea en nosotros el silencio para escuchar tu voz en la Creación y en la Escritura, en los acontecimientos y en las personas, sobre todo en los pobres y en los que sufren. Tu palabra nos oriente a fin de que también nosotros, como los discípulos de Emaús, podamos experimentar la fuerza de tu resurrección y testimoniar a los otros que Tú estás vivo en medio de nosotros como fuente de fraternidad, de justicia y de paz. Te lo pedimos a Ti, Jesús, Hijo de María, que nos has revelado al Padre y enviado tu Espíritu.
Amén.

Texto

16 Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que se note que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa.

17 Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, 18 para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Lectio

Que perseverando en las prácticas cuaresmales merezcamos llegar, perdonados nuestros pecados y purificadas nuestras conciencias a la celebración del misterio pascual de Cristo  llevando una vida a imagen de la de Cristo.   Que como El pasemos haciendo el bien y amando hasta el extremo.

En este  miércoles de ceniza  se nos dice  al momento de imponernos la ceniza: “Conviértete y cree en el Evangelio”. “Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás”.  Invitándonos así  a dejar vicios y pecados y a creer en Cristo Jesús, a creer en el evangelio de la vida reconociendo que en esta vida somos peregrinos y forasteros, que nuestra patria definitiva es el cielo, el corazón amoroso de Dios y hacia allá caminamos, tomando con  responsabilidad y seriedad este camino, este mundo, esforzándonos por impulsar aquí en la tierra la cultura de la vida.  Enseñando a todos a amar la vida, defenderla, promoverla.  Reconociendo que la vida es un don de Dios y que Cristo va a morir en el Gólgota, para que nosotros tengamos vida, vida abundante, vida divina, vida eterna, vida plena.

En este miércoles de ceniza, comprometámonos con Dios a aprovechar su gracia para  Librarnos de los vicios,  de los malos deseos.  Comprometámonos con el Señor a aprovechar su ayuda, liberándonos de todo pecado, personal social y  estructural y   merezcamos, así,   celebrar con fervor  los misterios de la pasión, muerte, sepultura y resurrección de cristo.

En este miércoles de ceniza hagamos el firme propósito de  ser caritativos, de  practicar las obras de misericordia.  Nutramos  al desnutrido, al hambriento, al sediento.   Visitemos a los presos, a los enfermos.  Consolemos a los tristes, a los que lloran.  Eduquemos cristianamente a nuestros hijitos e hijas.  Enseñémosles el amor a Dios y el amor al prójimo.

La Iglesia nos dice que: “El ayuno corporal refrena nuestras pasiones. La oración eleva nuestro espíritu, la limosna nos hace superar la indiferencia para con los pobres y necesitados”.

Meditatio

  • ¿Qué preparación propia de la cuaresma vamos a realizar: la reflexión sobre nuestra manera de vivir y relacionarnos con los demás, el acercamiento al Señor a través del sacramento de la Reconciliación?
  • ¿Qué vamos a hacer para que este tiempo de cuaresma sea un tiempo de interioridad, en lugar de una vida superficial y materialista?

Oratio

“Te pedimos, Señor, que concedas a nosotros siervos tuyos, frutos dignos de penitencia, para que seamos restituidos inocentes a tu Santa Iglesia, de cuya integridad nos hemos desviado pecando, nuevamente te pedimos la remisión de nuestras culpas”

Contemplatio

El Salmo 51 (o 50 en la liturgia) será nuestro compañero especial en esta Cuaresma. El
salmista antes de presentar su realidad de pecado, se coloca ante Dios proclamando tres
cualidades divinas: (1) Su “
piedad”; (2) Su “misericordia”; (3) Su “ternura”.  Pongámonos en la presencia del Señor contemplando su misericordia.

Actio

  1. Según el Evangelio, ¿Qué debe determinar mi comportamiento? ¿Qué recompensa debo buscar?
  2. Me tomaré un tiempo en estos primeros días de la Cuaresma para ver en qué puntos debo trabajar de manera especial en mi relación: con Dios, con mi prójimo, conmigo mismo.
Anuncios

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s