Lectio Divina, 7 de enero de 2018

Lectio Divina, 7 de enero de 2018

La Epifanía del Señor

Ciclo “B”

Página Sagrada:

Isaías 60, 1-6 • Salmo 71 • Efesios 3, 2-3. 5-6 • Mt 2, 1-12

12960432963_d5cbeffa5d

“Vimos surgir su estrella y hemos venido a adorarlo”

Invocación inicial

Espíritu Santo, tú eres el aliento del Padre y del Hijo en la eternidad dichosa; tú nos has sido enviado por Jesús para hacernos comprender lo que él nos ha dicho y guiarnos hacia la verdad completa; tú eres para nosotros aliento de vida, aliento creador, aliento santificador; tú eres quien renueva todas las cosas.

Humildemente te pedimos que nos animes y habites en nosotros: en cada uno y cada una de nosotros, en cada uno de nuestros hogares, en cada uno de nuestros ambientes; para que podamos vivir el mundo como un lugar de amor, un camino de felicidad y un medio de santidad.

AMÉN.

Texto

1 Jesús nació en Belén de Judea, en tiempos del rey Herodes. Por entonces sucedió que unos magos de oriente se presentaron en Jerusalén 2 preguntando:

— ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Vimos su estrella en el oriente y venimos a adorarle.

3 Al oírlo, el rey Herodes comenzó a temblar, y lo mismo que él toda Jerusalén. 4 Entonces, reuniendo a todos los sumos sacerdotes y letrados del pueblo, les preguntó en qué lugar debía nacer el Mesías.

5 Le contestaron:

—En Belén de Judea, como está escrito por el profeta:

6 Tú, Belén, en territorio de Judá, no eres ni mucho menos la última de las poblaciones de Judá, pues de ti saldrá un líder, el pastor de mi pueblo Israel.

7 Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, les preguntó el tiempo exacto en que había aparecido la estrella; 8 después los envió a Belén con este encargo: —Averigüen con precisión lo referente al niño y cuando lo encuentren avísenme, para que yo también vaya a adorarle.

9 Y habiendo escuchado el encargo del rey, se fueron. De pronto, la estrella que habían visto en oriente avanzó delante de ellos hasta detenerse sobre el lugar donde estaba el niño. 10 Al ver la estrella se llenaron de una inmensa alegría. 11 Entraron en la casa, vieron al niño con su madre, María, y postrándose le adoraron; abrieron sus tesoros y le ofrecieron como regalos: oro, incienso y mirra.

12 Después, advertidos por un sueño de que no volvieran a casa de Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

Lectio

Hoy celebramos la fiesta de la Epifanía, es decir de la manifestación del Señor; celebramos que nuestro Dios se ha dado a conocer en la persona de su Hijo que es reconocido por los magos en el pequeño niño de Belén, a quien adoran como el “Rey que ha nacido”.

a. El texto evangélico que hemos escuchado, conocido como la adoración de los magos, es un relato lleno de simbolismo que da sentido a todo el capítulo 2 de Mateo, pero sobre todo que transmite el mensaje de la grandeza del Hijo de Dios, que naciendo en una de las ciudades más pequeñas e insignificantes, es reconocido por aquellos extranjeros en quienes se simboliza la humanidad entera, que quiere adorar a su Dios.

b. Los magos guiados por una estrella: la presencia de esta estrella que guía a los magos ha sido explicada de muchas maneras, algunos afirman que es una estrella natural, otros que se trató de un cometa. Sin embargo, el texto nos ofrece algunos datos para pensar que no se trató de un hecho natural, sino más bien de una señal milagrosa. Esta estrella, según el relato guió a los magos y se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. Cabe destacar además que para la cultura judía, el nacimiento de un gran personaje estaba acompañado por un signo en el cielo o la aparición de nuevas estrellas; de manera que esto también indica la grandeza de Dios que se encarna y nace en Belén. Mediante el signo de la estrella y su búsqueda se plantea aquella realidad del deseo y búsqueda Dios que hace al hombre “hacer camino” tal vez por rumbos desconocidos.

c. Los magos adoran al niño: la identidad de estos “magos” no es el punto importante, sino más bien su ser extranjeros atraídos por el resplandor del Mesías: ellos son efectivamente el cumplimiento de la profecía de Isaías (1ª lectura): los hombres de toda la tierra que en sus dones simbolizan el reconocimiento de la salvación ofrecida en el niño que ha nacido.

Meditatio

  • Nuestra “contemplación de la Navidad” ¿es intensa y reflexiva como para darnos cuenta de la opción que se nos pide? ¿La multitud de celebraciones de ese momento del año -comerciales la mayoría- nos impide reconocer la verdadera luz que surge del Mesías nacido?
  • ¿No debiéramos aprender de muchos que viniendo de lejos muestran más apertura, más comprensión y disponibilidad al Dios manifestado en la carne: los más sencillos, los que son pobres de espíritu en cuanto dispuestos a colocar la luz de Cristo en el centro de su vida?

Oratio

Señor: te has hecho encontrar por todo aquel que no te conocía, y has dicho “aquí estoy” a muchos que antes invocaban tu nombre sin pronunciarlo. Permite que nos postremos nosotros, ante el hombre, imagen tuya, tantas veces golpeada y destruida y que así te demos en verdad la alabanza gozosa de nuestros labios. Y concédenos que como hijos de la luz, ser en el mundo una manifestación de tu verdad y de tu amor para con todos nuestros hermanos. Tú que vives y reinas por los siglos eternos. Amén.

Contemplatio

Con el Salmo 71 contemplamos y hacemos nuestra la confesión de fe de todos los pueblos a reconocer al Señor manifestado. Al mismo tiempo proclamamos en este salmo mesiánico, nuestra más profunda esperanza de que también tengan su Epifanía la vida y sus valores como señal de la presencia de Cristo en el mundo.

Actio

  1. Hacernos en alguna forma concreta “resplandor de la luz del Señor” en el respeto a la libertad de pensamiento, en la apertura a todo hombre que tiene derecho a seguir como a la estrella de Belén, la voz de su conciencia que busca a Dios aún en medio del materialismo creciente del mundo.
  2. Llevarle como luz de salvación a todos los ambientes donde exista la indiferencia hacia la fe, e incluso a donde haya oposición abierta a la verdad.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s