Lectio Divina, 24 de Diciembre de 2017

Lectio Divina, 24 de diciembre de 2017

Cuarto domingo de Adviento

Ciclo “B”

Página Sagrada:

2 Sm 7, 1-5. 8-12. 14.16. • Sal 88. • Romanos 16, 25-27. • Lucas 1,26-38

CuartoDomingoAdviento_221116

“Concebirás y darás a luz un Hijo”

Invocación inicial

Shadai, Dios de la montaña,
que haces de nuestra frágil vida
la roca de tu morada,
conduce nuestra mente
a golpear la roca del desierto,
para que brote el agua para nuestra sed.
La pobreza de nuestro sentir
nos cubra como un manto en la oscuridad de la noche
y abra el corazón, para acoger el eco del Silencio
y así el alba,
envolviéndonos en la nueva luz matutina,
nos lleve
con las cenizas consumadas por el fuego de los pastores del Absoluto,
que han vigilado por nosotros junto al Divino Maestro,
al sabor de la santa memoria.

Texto

26 En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, 27 a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.

28 El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo». 29 Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.

30 Pero el Ángel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. 31 Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; 32 él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, 33 reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin». 34 María dijo al Ángel: «¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?».

35 El Ángel le respondió: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. 36 También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, 37 porque no hay nada imposible para Dios».

38 María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho”. Y el Ángel se alejó.

Lectio

La página Sagrada de hoy nos presenta la entrada de Dios en la historia de los hombres. María virgen, es participe de la historia de redención y salvación de la humanidad. La salvación de Dios llega desde un lugar humilde (Nazaret), fuera de las grandes instituciones religiosas de Israel. Jesús es descrito con los rasgos del Mesías del Antiguo Testamento (2Sm 7,14-16) y como hijo de Dios, título con el que Lucas quiere describir la relación misteriosa que le une al Padre. Relación que según Lucas, existe desde su nacimiento por obra del Espíritu Santo.

a. Lucas estructura su evangelio de la infancia en torno a la figura de María, mientras que Mateo lo centra en José. María es presentada por Lucas como prometida de José. Pero esta promesa o esponsales, era considerada por la ley de Israel como un contrato solemne. Sin embargo la pareja no vivía bajo el mismo techo hasta que se realizaba la boda, según la costumbre, un año después de los esponsales, lo explica la pregunta de María en Lc 1,34. A pesar de la importancia de María en el relato de la infancia de Jesús narrado por Lucas, es José el que enlaza a Jesús con la familia de David (Lc 1,27), cumpliéndose así el propósito general de la esperanza mesiánica: Lo que era promesa del pasado es ahora cumplimiento amoroso del presente… Y al igual que David, María representa a la humanidad que, ahora más dichosa, experimenta el amor de Dios en el don de su Hijo.

b. Por ellos el Evangelio de San Lucas quiere presentar a Jesús de Nazareth como el Mesías en quien Dios se ha mostrado fiel a su Palabra. Lo que era promesa del pasado es ahora cumplimiento amoroso del presente… Y al igual que David, María representa a la humanidad que, ahora más dichosa, experimenta el amor de Dios en el don de su Hijo.

Meditatio

  • ¿Qué papel juega María, Madre de Dios en el Plan de Salvación de la humanidad? ¿Por qué escogió Dios a una joven sencilla para manifestar su plan de salvación?
  • ¿Cultivamos en este tiempo una alegría propia del espíritu cristiano en medio de “otras formas de complacencia” material?
  • ¿Cuál fue mi reacción cuando me anunciaron por vez primera la Palabra de Cristo o cuando me invitaron a participar de un grupo pastoral o movimiento eclesial? ¿He sido responsable al llamado de Dios al igual que Nuestra Madre la Virgen María?

Oratio

Señor socorre nuestra miseria: concédenos paz y cercanía, de tal manera que nuestro gozo en navidad nos impulse a reconocerte en el más necesitado. Padre Nuestro…

Contemplatio

En un momento de silencio, con música suave de fondo entremos en la escena de la experiencia de María que se narra en este pasaje… Luego recitemos junto con voz fuerte el Salmo 88. Gloria al Padre…

Actio

  1. Rezar el ángelus, después de cada reunión de grupo y de forma personal frecuentemente.
  2. Anunciar el nacimiento de Jesús, Salvador del Mundo, con nuestra vida participando en las actividades de fe que propone la Iglesia (Misa de noche buena, navidad, etc.)

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s