Lectio Divina, 10 de diciembre de 2017

Lectio Divina, 10 de diciembre de 2017

Segundo domingo de Adviento

Ciclo “B”

Página Sagrada:

Is 40, 1-5. 9-11 • Salmo 84 • 2Pe 3, 8-14 • Mc 1, 1-8

23267137222_f9945d034c_k

“Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos”

Invocación inicial

Señor Jesús, envía tu Espíritu, para que Él nos ayude a leer la Biblia en el mismo modo con el cual Tú la has leído a los discípulos en el camino de Emaús. Con la luz de la Palabra, escrita en la Biblia, Tú les ayudaste a descubrir la presencia de Dios en los acontecimientos dolorosos de tu condena y muerte. Así, la cruz, que parecía ser el final de toda esperanza, apareció para ellos como fuente de vida y resurrección.

Crea en nosotros el silencio para escuchar tu voz en la Creación y en la Escritura, en los acontecimientos y en las personas, sobre todo en los pobres y en los que sufren. Tu palabra nos oriente a fin de que también nosotros, como los discípulos de Emaús, podamos experimentar la fuerza de tu resurrección y testimoniar a los otros que Tú estás vivo en medio de nosotros como fuente de fraternidad, de justicia y de paz. Te lo pedimos a Ti, Jesús, Hijo de María, que nos has revelado al Padre y enviado tu Espíritu.

Amén.

Texto

1 Comienzo de la Buena Noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios.

2 Como está escrito en el libro del profeta Isaías: “Mira, yo envío a mi mensajero delante de ti para prepararte el camino. 3 Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos”, 4 así se presentó Juan el Bautista en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados.

5 Toda la gente de Judea y todos los habitantes de Jerusalén acudían a él, y se hacían bautizar en las aguas del Jordán, confesando sus pecados. 6 Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:

7 «Detrás de mi vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. 8 Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo».

Lectio

Hoy, la Iglesia nos ha presentado el inicio del Evangelio según San Marcos, y desde el primer versículo, el autor nos presenta a Jesús como el Mesías, el Hijo de Dios, a quien Juan el Bautista anuncia y proclama como aquel a quien no es digno ni de desatarle las sandalias.

  1. Juan el Bautista, está consciente de su misión como precursor, es decir, como anunciador del Mesías, y es ésta precisamente la idea que da San Marcos, pues luego de indicarnos que su escrito es la Buena Nueva, el Evangelio de Jesucristo; a partir del versículo 2 introduce la voz profética que anuncia los tiempos mesiánicos.
  2. El tema del camino tiene importancia en la Biblia, es sobre todo un lugar concreto por donde se avanza, pero muchas veces significa el camino espiritual que el hombre debe seguir para encontrarse con su Dios. La llamada del profeta es para preparar el camino del Señor, a enderezar sus senderos, esto precisamente porque el pueblo se había apartado del amor de Dios y en muchas ocasiones quebrantado la alianza.
  3. Por otro lado, Marcos habla de una voz que grita en el desierto; por lo que podemos pensar que para Marcos, el desierto es el lugar del clamor de la palabra, el lugar del encuentro amoroso entre Jesús y el nuevo pueblo que es la Iglesia. Por ellos anuncia un bautismo de conversión para que los corazones se abran y se aparten de la injusticia y el pecado, para luego recibir el bautismo que Jesús da con el Espíritu Santo y así recibir la gracia de la nueva alianza, poder ser parte del nuevo pueblo de Dios.

Meditatio

  • La llamada de Juan el Bautista a la conversión sigue siendo actual y necesaria. ¿Cómo nos estamos preparando para recibir a Jesús?
  • ¿Estamos conscientes de que este tiempo de adviento quiere prepararnos más que para una fiesta, para un encuentro personal con Dios? ¿Estoy preparado para ese encuentro? ¿Qué signos doy de esa preparación? ¿Cómo se manifiesta?
  • Juan se presenta como el anunciador del Mesías ¿Anunciamos nosotros con nuestras palabras y obras que Jesús es el Salvador?

Oratio

Dios nuestro, que has querido anunciar la llegada de tu Hijo al mundo por medio de la predicación de Juan el Bautista; concédenos vivir de tal modo, que nuestras palabras y obras anuncien la grandeza de tu amor, que en tu Hijo querido nos ha redimido. Enséñanos el camino que conduce hacia Ti y danos la gracia de tu Espíritu, para que junto con María, nos preparemos para recibir a Cristo en nuestras vidas. Amén.

Contemplatio

El salmo 84 nos invita a ver la salvación de Dios que ya está cerca. Recitarlo y hacer resonar en nuestra mente y corazón estas palabras, junto con la invitación de Juan el Bautista, será un  ejercicio espiritual que nos situará en ese “desierto” del encuentro amoroso con Jesús.

Actio

  1. Acercarnos al sacramento de la Reconciliación como un medio eficaz para el encuentro con Jesús.
  2. Proponer acciones concretas a nivel personal como comunitario o grupal para dar testimonio de la presencia de Dios en medio de nosotros. ¿Cómo ser testigos o anunciadores de la llegada de Jesús a nuestras vidas?

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s