Lectio Divina, 22 de Octubre de 2017

Lectio Divina, 22 de Octubre de 2017

Vigésimo Noveno Domingo Ordinario

Domingo de las Misiones –DOMUND-

Ciclo “A”

Página Sagrada:

Is 56, 1. 6-7 * Salmo 66 * 1Tim 2, 1-8 * Mt 28, 16-20

Mision

Vayan y enseñen a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.”

Invocación inicial

Señor Jesús, envía tu Espíritu, para que Él nos ayude a leer la Biblia en el mismo modo con el cual Tú la has leído a los discípulos en el camino de Emaús. Con la luz de la Palabra, escrita en la Biblia, Tú les ayudaste a descubrir la presencia de Dios en los acontecimientos dolorosos de tu condena y muerte. Así, la cruz, que parecía ser el final de toda esperanza, apareció para ellos como fuente de vida y resurrección.

Crea en nosotros el silencio para escuchar tu voz en la Creación y en la Escritura, en los acontecimientos y en las personas, sobre todo en los pobres y en los que sufren. Tu palabra nos oriente a fin de que también nosotros, como los discípulos de Emaús, podamos experimentar la fuerza de tu resurrección y testimoniar a los otros que Tú estás vivo en medio de nosotros como fuente de fraternidad, de justicia y de paz. Te lo pedimos a Ti, Jesús, Hijo de María, que nos has revelado al Padre y enviado tu Espíritu. Amén.

Texto

16 Los once discípulos fueron a Galilea, al monte que les había indicado Jesús. 17 Al verlo, se postraron, pero algunos dudaron. 18 Jesús se acercó y les habló:

—Me han concedido plena autoridad en cielo y tierra. 19 Vayan y hagan discípulos entre todos los pueblos, bautícenlos consagrándolos al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, 20 y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Yo estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

Lectio

Hoy la Palabra de Dios que se ha proclamado, en el marco de este domingo mundial de las misiones, habla claramente de una unidad universal: La salvación de Dios está a punto de llegar, por medio de la justicia, pero no sólo a un pueblo, sino a todos los pueblos de la tierra. El Evangelio también nos recuerda este deseo divino, de que todas las naciones reciban la enseñanza de los apóstoles, por eso, los once van a Galilea por mandato de Jesús, para encontrarse con Él y escuchar ese mandato misionero, que consiste ante todo en hacer discípulos bautizando y enseñando a todas las naciones.

  1. Jesús anima la misión: La tarea misionera esta animada por la presencia de Jesús, ya el Evangelio nos recuerda esta promesade Jesús de estar con sus discípulos “todos los días, hasta el fin del mundo”. Esta es la grandeza del “Dios-con-nosotros” queen la persona de Jesucristo resucitado confía a sus mensajeros la misión de hacer discípulos en todas las naciones.
  2. Para Mateo (Mt 28,16), la Iglesia no nace en Jerusalén, ciudad que representa el centro del poder religioso y político que persiguió y asesinó a Jesús, sino en Galilea, una región que por su fama revoltosa y pagana simboliza la periferia y la exclusión.
  3. En Galilea comenzó Jesús su ministerio, y allí también la Iglesia comenzará su misión. La Misión de la Iglesia (Mt 28,19-20) tiene dos objetivos: primero bautizar en nombre de la Trinidad, de manera que todos quedemos incluidos y acogidos dentro de la comunidad del reino, y en segundo lugar, enseñar no sólo con palabras y buenas intenciones, sino con obras que se noten en la practica de la vida cotidiana.
  4. En forma hermosamente alentadora, el evangelio de Mateo termina con una frase muy propia para tiempos de miedo y desesperanza: “Yo estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo”.

Meditatio

  • ¿Reconocemos como nuestra la tarea misionera encomendada por Jesús a sus discípulos?
  • ¿Nuestro testimonio de vida es un claro mensaje misionero de la presencia real de Jesús en medio de nosotros?
  • ¿Hemos orado por la acción misionera de la Iglesia?

Oratio

Te damos gracias, Señor, porque nos has llamado a ser tus discípulos, porque nos has dado a conocer el mensaje de tu amor, el mensaje de vida y esperanza que se funda en Cristo Resucitado. Te pedimos, que nos des fuerza y valor para ser verdaderos misioneros con nuestro testimonio y nuestras palabras, para que quienes nos rodean sientan tu presencia. Bendice, también, Señor las obras misionales en todo el mundo, y permite que todas las naciones conozcan a Cristo, tu Hijo muy amado. Amén.

Contemplatio

En este domingo mundial de las misiones, recitar el salmo 66 constituye una forma de sentirnos bendecidos por Dios, buscando su mirada.

Actio

  1. Proponernos orar constantemente por las misiones, tanto a nivel personal, como grupal y comunitario.
  2. Buscar la forma de ser misioneros en nuestras familias, lugares de estudio o trabajo y con nuestros amigos, predicando a Jesús no sólo de palabra sino también con nuestro testimonio.

 

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s