Lectio Divina, 8 de Octubre de 2017

Lectio Divina, 8 de Octubre de 2017

Vigésimo Séptimo Domingo Ordinario

Ciclo “A”

Página Sagrada:

Is 5, 1-7 * Salmo 79 * Fil 4, 6-9 * Mt 21, 33-43

Mateo 21,33-43

“Dará la viña a otros viñadores”

Invocación inicial

Escúchanos, Espíritu Santo,

tú que eres nuestro amigo.

Tú que estás siempre cerca de nosotros,

llena nuestros corazones de tu amor.

Te damos gracias, Oh Padre, porque,

cuando Jesús volvió contigo

Nos enviaste al Espíritu Santo

para que ocupara su puesto.

Aunque no podemos verle,

sabemos que está actuando en el mundo,

en todo lo que es bueno y santo,

y en nuestras vidas para que cumplamos

tu voluntad.

Envíanos al Espíritu Santo, te rogamos,

para que moldeé nuestras vidas

y nos guíe siempre.

Amen

Texto

33 Escuchen otra parábola: Un hombre poseía una tierra y allí plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero.

34 Cuando llegó el tiempo de la vendimia, envió a sus servidores para percibir los frutos.

35 Pero los viñadores se apoderaron de ellos, y a uno lo golpearon, a otro lo mataron y al tercero lo apedrearon. 36 El propietario volvió a enviar a otros servidores, en mayor número que los primeros, pero los trataron de la misma manera.

37 Finalmente, les envió a su propio hijo, pensando: “Respetarán a mi hijo”.

38 Pero, al verlo, los viñadores se dijeron: “Este es el heredero: vamos a matarlo para quedarnos con su herencia”. 39 Y apoderándose de él, lo arrojaron fuera de la viña y lo mataron.

40 Cuando vuelve el dueño, ¿qué les parece que hará con aquellos viñadores?».

41 Le respondieron: «Acabará con esos miserables y arrendará la viña a otros, que le entregarán el fruto a su debido tiempo».

42 Jesús agregó: «¿No han leído nunca en las Escrituras: “La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular: esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos”? 43 Por eso les digo que el Reino de Dios les será quitado a ustedes, para ser entregado a un pueblo que le hará producir sus frutos».

Lectio

El Evangelio de Mateo pone el énfasis hoy en las actitudes de aquellos que son responsables en la comunidad: los llamados “viñadores”, que tratan mal a los “enviados del dueño” (es decir, a los diferentes profetas que Dios envía), terminando con el asesinato del heredero (el mismo Cristo) en su afán de apoderarse de la viña. Varios elementos sirven de guía para comprender mejor la parábola:

a. El ambiente de la Pasión: Jesús narra la parábola de los viñadores homicidas precisamente cuando a su alrededor se teje el drama de violencia y muerte. En efecto, con él (simbolizado en el heredero) y con su muerte violenta, los hombres darán a Dios su respuesta negativa final (VER Mt. caps. 21-23).

b. El cuidado debido a la viña: Dios había destinado la viña (la comunidad de Israel) para que ciertos hombres (viñadores) la trabajaran e hicieran producir fruto. Ellos, guías del pueblo, representantes del pastoreo Antiguo Testamento, han intentado apoderarse de lo que no les corresponde y perderán por ello la capacidad de legislar o guiar al pueblo. En el NT, Jesús es el único “maestro verdadero” dado por Dios a los hombres. (VER vv. 33-34).

c. La insistencia de Dios por la conversión: La serie de “enviados o profetas” concretiza la insistencia divina en la necesaria “conversión”: el Reino de Dios, la voluntad de Dios no pueden administrarse y manejarse con los criterios humanos de los malos viñadores (VER v. 36-37).

d. Los frutos debidos: Se han de traducir en cada época como aquello que Dios quiere de la comunidad de fe, no siendo sin embargo algo misterioso o indeterminado: esos frutos son, lo reclamado por la Ley de Dios tanto en el AT como en el NT

Meditatio

  • ¿Qué frutos concretos de bien y paz hemos producido después de “tantos años de recibir cuidados de Dios” (evangelización, sacramentos, oportunidades de formación, etc.?)
  • ¿En qué cosa hemos desilusionado a Dios y a la comunidad que han puesto su esperanza en nuestro testimonio personal, familiar, etc.?
  • ¿Podemos decir que conservamos y hacemos crecer la fe recibida de mis padres y de mi comunidad? ¿Hasta dónde he dado el fruto de un cambio de vida notable?

Oratio

Al examinar hoy nuestros frutos, no has encontrado el amor, ¡oh dueño de la viña y de la vida! Nuestras manos no han dado, ni nuestros corazones perdonado: ¡oh fuente de misericordia y perdón! y sin embargo, quieres que aún seamos heredad tuya: viña amada y cuidada cada día por ti. Cura, Señor, nuestras heridas, sana nuestros corazones rebeldes y brillará de nuevo tu gracia sobre la viña de tu heredad…

Amén.

Contemplatio

La antífona del Salmo 79 recoge la voz de la viña misma, que no es otra que la comunidad discipular que alaba y entra en la contemplación: La viña del Señor es la casa de Israel.

Actio

  1. Reflexionar sobre nuestra historia y las “respuestas” que hemos dado o dejado de dar a los dones de Dios: el primero de ellos, nuestro Bautismo.
  2. Promover en las generaciones más jóvenes el espíritu de “responsabilidad espiritual” para con el discipulado y la misión en la Iglesia.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s