Lectio Divina, 20 de agosto de 2017

Lectio Divina, 20 de agosto de 2017

Vigésimo Domingo Ordinario

Ciclo “A”

Página Sagrada:

Is 56, 1.6-7 • Salmo 66. • Rm 11, 13-15.29-32 • Mt 15, 21-28

mujer cananea

“Mujer, qué grande es tu fe”

Invocación inicial

Ven Espíritu Santo,

Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.

Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.

Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.

Amén

Texto

21 Jesús partió de allí y se retiró al país de Tiro y de Sidón. 22 Entonces una mujer cananea, que procedía de esa región, comenzó a gritar: «¡Señor, Hijo de David, ten piedad de mí! Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio».

23 Pero él no le respondió nada. Sus discípulos se acercaron y le pidieron: «Señor, atiéndela, porque nos persigue con sus gritos». 24 Jesús respondió: «Yo he sido enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel».

25 Pero la mujer fue a postrarse ante él y le dijo: «¡Señor, socórreme!». 26 Jesús le dijo: «No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros». 27 Ella respondió: «¡Y sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!».

28 Entonces Jesús le dijo: «Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!». Y en ese momento su hija quedó curada.

Lectio

En la página sagrada de hoy, Dios se revela como fuente de vida para todos los hombres. La frase “Mujer, que grande es tu fe” es una de las escenas más sorprendentes de la vida del Maestro, sus discípulos le contemplan ahora en una tierra extranjera, poco agradable para el recuerdo de Israel. A ello se agregará un milagro en favor de una mujer… Prácticamente, los dos aspectos (don gratuito-exigencia de vida) de la 1a. lectura, se ofrecen en el mensaje del Evangelio:

a. Jesús inicia su diálogo con aquella mujer rechazándola en su calidad de extranjera que no conoce el rostro de Dios. Su actitud no debe de extrañar a primera vista, pues en el misterio de su Encarnación, él ha querido compartir inclusive el modo de pensar de la cultura de su tiempo. (ver. vv. 21-24).

b. Inmediatamente sin embargo, ante la actitud de fe insistente de la mujer, Jesús abre la abundancia del don de la vida. Lo hace concretamente devolviendo la libertad del demonio a la joven enferma, pero sobre todo dejando abierta la puerta para todo aquel que crea (ver. vv. 25-28).

El cuadro de la enseñanza es doble. Hay una sola condición que se pide a todos para tener acceso al Reino y sus bendiciones: creer en Aquel que Dios ha enviado, y actuar en consecuencia con la fe en Cristo. Este tema aparecerá luego en otros momentos del Evangelio de San Mateo. Es oportuno leer algunas secciones como Mt 8,11 por ejemplo, o el final del mismo Evangelio y el envío misionero a hacer discípulos y coherederos de Israel a todos los pueblos (ver. Mt 28, 19).

Meditatio

La profecía de Isaías y la actitud de Cristo dejan clara una urgencia para la comunidad, que ahora debe de reflexionar sobre la Palabra escuchada: hay que entrar en sintonía con el proyecto de Dios, hay que colaborar con su proyecto mediante la misión constante, pues Él quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad (cfr. 1Tm 2,4):

  • ¿Compartimos la apertura con que el plan de Dios se introduce en el mundo de todos los hombres? ¿O son más fuertes los muros que hemos creado al interno de la comunidad o con los de fuera, y que nos impiden hacer más discípulos de Cristo?
  • Nuestra actitud ante el paso de Cristo ¿Es semejante al de aquella mujer? (paciencia, humildad, perseverancia).
  • Cómo guatemaltecos creyentes ¿Cómo nos comportamos con los extranjeros o no cristianos? ¿Les atraemos y presentamos el Evangelio como respuesta a su vida?

Oratio

Cristo, Tú que te has hecho extranjero y obediente hasta la muerte, aviva en nosotros el deseo de salir y dialogar con quienes te buscan. Amén.

Contemplatio

La celebración del Evangelio en el día Domingo, bien puede entonar la alabanza que propone el Salmo 66: “Alaben al Señor todos los pueblos”. La reflexión de la 2a. lectura, la comunidad de los discípulos y testigos, contempla, que su vida en Cristo es don.

Actio

  1. Nutrir con la Eucaristía nuestros propios sentimientos de sencillez, de paciencia, de confianza y perseverancia, como aquella mujer, de nombre ignorado.
  2. Descubrir la grandeza de la fe que se expresa a veces en quienes nos creemos menos cercanos a Dios.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s