Lectio Divina, 9 de Julio de 2017

Lectio Divina, 9 de Julio de 2017

Décimo Cuarto Domingo Ordinario

Ciclo “A”

Página Sagrada:

Zac 9, 9-10 • Salmo 144 • Rm 8, 9.11-13 • Mt 11, 25-30

Jesus humble

“Has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla”

Invocación inicial

Señor Jesús, envía tu Espíritu, para que Él nos ayude a leer la Biblia en el mismo modo con el cual Tú la has leído a los discípulos en el camino de Emaús. Con la luz de la Palabra, escrita en la Biblia, Tú les ayudaste a descubrir la presencia de Dios en los acontecimientos dolorosos de tu condena y muerte. Así, la cruz, que parecía ser el final de toda esperanza, apareció para ellos como fuente de vida y resurrección.
Crea en nosotros el silencio para escuchar tu voz en la Creación y en la Escritura, en los acontecimientos y en las personas, sobre todo en los pobres y en los que sufren. Tu palabra nos oriente a fin de que también nosotros, como los discípulos de Emaús, podamos experimentar la fuerza de tu resurrección y testimoniar a los otros que Tú estás vivo en medio de nosotros como fuente de fraternidad, de justicia y de paz. Te lo pedimos a Tí, Jesús, Hijo de María, que nos has revelado al Padre y enviado tu Espíritu. Amén.

Texto

25 En aquella ocasión Jesús tomó la palabra y dijo:

—¡Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque, ocultando estas cosas a los sabios y entendidos, se las diste a conocer a la gente sencilla! 26 Sí, Padre, ésa ha sido tu elección. 27 Todo me lo ha encomendado mi Padre: nadie conoce al Hijo, sino el Padre; nadie conoce al Padre, sino el Hijo y aquél a quien el Hijo decida revelárselo.

28 Vengan a mí, los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré. 29 Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy tolerante y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su vida. 30 Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.

Lectio

En su enseñanza continua sobre las características de la vida comunitaria el Evangelio de San Mateo coloca este domingo delante de nuestros ojos una de las páginas más bellas y significativas: “al Reino de Dios se entra por la puerta de la pequeñez y apertura constantes”. Como se ha dicho, se trata de una página realmente fundamental de la Iglesia tal como San Mateo la presenta, básicamente por dos razones:

a) Ante la condición de ser humildes para colocarse en el camino del plan de Dios, es necesario dejar todas aquellas actitudes que destruyen desde dentro el ideal cristiano: autosuficiencia, rivalidad, falso conocimiento de la voluntad de Dios, etc.

b) Se invita a encarnar la condición de pobreza que se traduce en disponerse a vivir de Dios ante todo.

c) El profeta Zacarías, anunciaba desde antiguo que el Mesías de Israel llegaría lleno de humildad y que sus obras estarían orientadas a la vida y la reconciliación. Esto se cumple claramente en la persona de Jesús de Nazaret, quien da a conocer al Padre, y por quien los pobres y en ellos todos los hombres tienen la posibilidad de conocer al Padre. Vemos pues que es imposible llegar y permanecer en el Reino sin tener aún las actitudes adecuadas. Por ello este domingo se invita a ejercitar la pobreza y la humildad siguiendo a Jesús, de este modo se pone a funcionar el ser pobre y sencillo. Dichas actitudes no son privilegios, ni condiciones que unos tienen y otros no: es más bien una vocación que todo hombre debe pretender y aprender.

Meditatio

a) Nuestra comunidad ¿Refleja verdaderamente un espíritu de sencillez y apertura a Dios? ¿O los muchos quehaceres de la vida pastoral han llenado de seguridades mundanas y prepotencias nuestra vida en Cristo?

b) ¿Logramos captar lo esencial, lo que se revela a los pobres, del Evangelio? ¿O nuestra confusión de conocimientos espirituales verdaderos nos impide ver lo que el Espíritu desea que conozcamos?

c) Nuestra imitación de Cristo en el discipulado personal y comunitario ¿Se refleja en una mansedumbre y bondad para con todos?

d) ¿Qué puede significar un testimonio de mansedumbre y humildad en nuestros grupos hoy?

Oratio

Jesús, tú eres el “pequeño de Dios Padre”, pues el se complace en tú corazón manso, humilde, dispuesto a todo… Jesús, haz nuestro corazón semejante al tuyo:

  • para construir la paz en la justicia
  • para propiciar el perdón de las ofensas
  • para invitar a todos los hombres- a seguirte e imitarte…

Amén.

Contemplatio

El salmo 144 invita a reconocer la grandeza de Dios y a alabarle cuando le reconocemos como nuestro Dios y rey… Hagamos nuestras las palabras del salmo y cantemos la grandeza de Dios.

Actio

  1. Confrontar nuestra forma de anunciar el Reino (¿bondad, paz, perdón?) con las actitudes con las cuales Jesús realizó su misión en el mundo.
  2. Animar nuestra vida con el amor del Dios Padre que conocemos por Jesús.
  3. Construir un ambiente de reconciliación y paz a partir del Dios misericordioso y paternal que confesamos.
Anuncios

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s