Lectio Divina, 2 de Julio de 2017

Lectio Divina, 2 de Julio de 2017

Décimo Tercer Domingo Ordinario

Ciclo “A”

Página Sagrada:

2Re 4, 8-11.14-16 • Salmo 88 • Rm 6, 3-4.8-11 • Mt 10, 37-42

Great-Commission

“Quien a ustedes recibe, a mí me recibe”

 

Invocación inicial

Concédenos vivir siempre, Señor, en el amor y respeto a tu santo nombre, porque jamás

dejas de dirigir a quienes estableces en el sólido fundamento de tu amor. Por nuestro

Señor.

Texto

37 El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. 38 El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí. 39 El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará.

40 El que los recibe a ustedes, me recibe a mí; y el que me recibe, recibe a aquel que me envió. 41 El que recibe a un profeta por ser profeta, tendrá la recompensa de un profeta; y el que recibe a un justo, tendrá la recompensa de un justo. 42 Les aseguro que cualquiera que dé a beber, aunque sólo sea un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños por ser mi discípulo, no quedará sin recompensa».

Lectio

Estamos en la parte del Evangelio según San Mateo llamada Discurso o enseñanza sobre la vida apostólica (Mateo 10) En la existencia de la comunidad pueden tener lugar los gestos de humanidad como el dar hospitalidad, pero incluso dichos gestos están llamados sobre todo a mantener su apertura ante la novedad del Evangelio que viene siempre mediado por los pequeños y pobres testigos de Jesús. Por todo ello, hay indicaciones en las palabras del Maestro que interesa notar:

a. No importa la calidad social del testigo: en su aceptación no entran los criterios del mundo. De hecho el que los envía ha determinado una cierta pobreza para sus testigos (no llevarán oro ni plata ni cobre en las fajas, ni alforja para el camino, ni dos túnicas, ni bastón). Porque el obrero merece su salario (VER Mt 10, 9-10).

b. Su presencia en la comunidad debe interpretarse como la del mismo Señor: Ya en el tiempo de Jesús los rabinos, encargados de profundizar la ley y las costumbres religiosas del pueblo, decían que el enviado es como si fuera el que lo envía. (VER Mt 10, 40) y Jesús lo dejará claro en varias de sus enseñanzas: el rechazo será castigado duramente (VER Mc 6,10; Lc 9, 5; Lc 10, 10-11).

c. Todo gesto de acogida será recompensado: Incluso el dar a beber un vaso de agua al profeta porque es profeta (VER v. 42). Pero sobre todo, interesa notar que se trata de un gesto de acogida, que se cumple dentro de la lógica del seguimiento de Cristo. Por ello hay una sección (los primeros versículos del texto del Evangelio), donde se repiten las renuncias radicales y actitudes nuevas que han de tener los que acogen:

  • Confiarse totalmente a Cristo, como amor supremo (VER v. 37);

  • Imitar el camino de Cristo crucificado (VER v. 38);

  • Apreciar el Reino y su extensión más que la vida misma (VER v. 39).

Meditatio

  • ¿El testimonio mediante la misión concreta es parte de la vida de nuestra comunidad? ¿O hemos perdido la sensibilidad a la necesidad que tiene el mundo entero de conocer al Señor Jesús?

  • ¿Con qué experiencia de testimonio de su Evangelio hemos servido concretamente al Señor?

  • ¿Qué debiera de testimoniar nuestro grupo juvenil en las circunstancias actuales de la vida familiar, económica, social etc.?

Oratio

Haciéndote hermano nuestro, oh Cristo, has querido tocar a la puerta de nuestra propia carne… Nuestra hospitalidad hacia ti, ha sido el inicio de nuestra dicha: continúa llegando hasta nosotros, en cada uno de tus pequeños y pobres, de tus testigos y enviados. Amén.

Contemplatio

La proclamación y contemplación a partir del Salmo 88 debe de acompañarse de una doble actitud: disposición al propio testimonio, así como valorización de la voz de los testigos de Dios, aunque muchas veces cuestionen nuestra vida con su palabra.

Actio

1. Reforzar el papel testimonial de nuestra comunidad juvenil en los ambientes de su alrededor y donde la Iglesia necesite de la presencia misionera.

2. Apoyar a aquellos que testimonian en lo pequeño y escondido el Reino de Dios que crece en el mundo.

 

Anuncios

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s