Lectio Divina, 2 de Noviembre de 2016

Lectio Divina, 2 de Noviembre de 2016

Memoria de los fieles difuntos

Tema: “Las almas de los justos están en las manos de Dios”

Página Sagrada: Jb 19,1.23-27a * Salmo 24 * Fl 3, 20-21 * Mc 15,33-39; 16,1-6

todos-los-fieles-difuntos

“Vengan benditos de mi Padre”

Invocación inicial

La vida de los que creemos en ti, Señor,

No termina, sino que se transforma.

Al deshacerse nuestra morada en la tierra,

Se nos regala una mansión en el cielo

Tu voluntad, Padre del cielo, nos dio la vida

Y tus decretos la dirigen.

El pecado nos devuelve a la tierra

de la que habíamos sido creados

Pero Jesús quiso entregar su vida en la Cruz,

Para que tuviéramos la vida eterna.

Te damos gracias, Señor,

Porque al redimirnos por la muerte de tu Hijo,

tu voluntad salvadora nos lleva a nueva vida,

para que participemos de la resurrección de Cristo.

Porque Jesucristo es la salvación del mundo,

la vida de todos, la resurrección de los muertos.

Dichosos los difuntos que mueren en el Señor

Si vivimos, para el Señor vivimos

Y si morimos, morimos para el Señor

Consuélense unos a otros con estas palabras

Texto

33 Al mediodía, se oscureció toda la tierra hasta las tres de la tarde;

34 y a esa hora, Jesús exclamó en alta voz: «Eloi, Eloi, lamá sabactani», que significa: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?».

35 Algunos de los que se encontraban allí, al oírlo, dijeron: «Está llamando a Elías».

36 Uno corrió a mojar una esponja en vinagre y, poniéndola en la punta de una caña le dio de beber, diciendo: «Vamos a ver si Elías viene a bajarlo».

37 Entonces Jesús, dando un grito, expiró.

38 El velo del Templo se rasgó en dos, de arriba abajo.

39 Al verlo expirar así, el centurión que estaba frente a él, exclamó: «¡Verdaderamente, este hombre era Hijo de Dios!».

16, 1 Pasado el sábado, María Magdalena, María, la madre de Santiago, y Salomé compraron perfumes para ungir el cuerpo de Jesús. 2 A la madrugada del primer día de la semana, cuando salía el sol, fueron al sepulcro. 3 Y decían entre ellas: «¿Quién nos correrá la piedra de la entrada del sepulcro?»

4 Pero al mirar, vieron que la piedra había sido corrida; era una piedra muy grande. 5 Al entrar al sepulcro, vieron a un joven sentado a la derecha, vestido con una túnica blanca. Ellas quedaron sorprendidas. 6 pero él les dijo: «No teman. Ustedes buscan a Jesús de Nazaret, el Crucificado. Ha resucitado, no está aquí. Miren el lugar donde lo habían puesto”.

Lectura

La primera lectura nos recuerda que las almas de los justos están en las manos de Dios para participar de su presencia; pero es necesario, en el marco de la celebración de la memoria de los fieles difuntos, recordar que para estar junto a Dios, se hace necesario que en vida los hombres y mujeres tratemos de vivir de manera “justa”; y este término, bíblicamente significa hacer todo aquello que le es agradable a Dios, es decir, estar en armonía con Dios, pero también con quienes nos rodean. Así lo expresa también la segunda lectura, pues nadie puede considerarse así mismo como heredero de la vida, si no ama a sus hermanos. No se puede optar por la vida de manera aislada, y mucho menos, cuando esta opción por nuestra propia vida implique la muerte del hermano.

a. Nuestra forma de actuar y de comportarnos en esta vida condiciona grandemente nuestra vida futura. Cuando el mismo Cristo se sentará glorioso en su trono para juzgar a las naciones. Dicho juicio se establecerá con relación a los actos de misericordia que realicemos en vida, pues esos actos, en realidad, han sido hechos al Hijo del Hombre. El juez universal está “de incógnito” en todos los pobres de la tierra, pero esa presencia oculta se pondrá de manifiesto en el momento final.

b. El cristiano sabe además que hay alguien que ha vencido a la muerte, como nos lo presenta el Evangelio de Marcos. La muerte no pudo retener a Jesucristo en el sepulcro. El es la resurrección y la vida, es también la cabeza. Por eso todos los que siguen en la comunidad de los creyentes son también más fuertes que la muerte. Cristo no se contentó con triunfar sobre la muerte solo corriendo la piedra del sepulcro; más bien hizo pasar la muerte de la categoría de problema a la de libertad. El cristiano es un hombre configurado con Cristo, destinado a seguir sus pasos en la vida y en la muerte.

c. Instruidos por estas lecturas, la Iglesia nos invita a vivir como justos, para alcanzar al final de los tiempos la bendición de Cristo que nos llamará a estar con Él “Vengan, benditos de mi Padre…” Y así, permanecer a su lado eternamente, porque Dios ama a sus elegidos y cuida de ellos.

Meditación

  • ¿He sido consciente de las necesidades de quienes viven a mi alrededor? ¿Qué he hecho para cubrir esas necesidades?
  • ¿Puedo descubrir la persona de Cristo en cada uno de los que me rodean, principalmente en los más pobres?
  • ¿Vivo como verdadero hermano de quienes viven junto a mí: Mi familia, mi grupo o comunidad, mi pueblo o ciudad?
  • ¿Nuestra comunidad parroquial, se interesa por las necesidades de los más pobres?

Oración

Oh Dios, gloria de los fieles y vida de los justos, nosotros, los que hemos sido redimidos por la muerte y resurrección de tu Hijo, te pedimos que acojas con bondad a nuestros hermanos difuntos, para que superada su condición mortal, puedan contemplarte para siempre como su Creador y Salvador. Amén.

Contemplación

Recitar el salmo 24 alimenta la fe y la esperanza de llegar a ver el rostro de Dios. Estar junto al Señor, es la máxima aspiración de todo cristiano.

Acción

1. Traducir en obras concretas, a favor de quienes nos rodean, la misericordia que Dios propone como medida de salvación.

2. Apoyar como grupo o comunidad las acciones parroquiales de ayuda a los pobres y necesitados.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s