Lectio Divina, 2 de Octubre de 2016

Lectio Divina, 2 de Octubre de 2016

Vigésimo Séptimo Domingo Ordinario

Ciclo C

Página Sagrada:

Ha. 1, 2‐3; 2, 2‐4/Salmo 94/ 2Tm 1, 6‐14/Lc 17, 5‐10

mustard-seed-icon

Si tuvieran fe como un grano de mostaza

Invocación inicial

Espíritu Santo, ilumina nuestro entendimiento, para que al leer o estudiar la Sagrada Escritura, sintamos la presencia de Dios Padre que se manifiesta a través de tu Palabra.

Abre nuestro corazón para darnos cuenta del querer de Dios y la manera de hacerlo realidad en nuestras acciones de cada día. Instrúyenos en tus sendas para que, teniendo en cuenta tu Palabra, seamos signos de tu presencia en el mundo. Amén.

Texto

5 Los Apóstoles dijeron al Señor: «Auméntanos la fe».

6 El respondió: «Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, ella les obedecería.

7 Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando este regresa del campo, ¿acaso le dirá: “Ven pronto y siéntate a la mesa”?

8 ¿No le dirá más bien: “Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después”?

9 ¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó?

10 Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: “Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber”».

Lectura

Una amplia meditación sobre el significado profundo de la fe se ofrece como tema central para la lectio divina en este domingo. La página sagrada va abordando este tema al menos desde tres puntos de vista relacionados entre sí: fe como motor de la esperanza en tiempos difíciles (primera lectura de Habacuc); fe en aquellas verdades que se han recibido de la vida de la Iglesia (segunda lectura de la Segunda Carta a Timoteo); fe como comienzo de una nueva existencia, movida ya no por las meras capacidades o cálculos humanos, sino por la potencia que generan las relaciones con Dios (Evangelio). Se trata, en síntesis, del significado profundo del creer, tema que constantemente tiene que ser reflexionado por la comunidad de los discípulos del Señor, sobre todo en aquellos momentos cuando le hace falta animar y hasta replantear lo más básico de su propia vida.

Si tuvieran fe como un grano de mostaza: En su momento, también Jesús actúa como un profeta que invita al hombre a tener fe en medio de situaciones fuera de su control, es decir, en medio de los acontecimientos más dramáticos y sorpresivos. La escena del Evangelio de hoy tiene, como la primera lectura al menos dos momentos, los dos momentos de un diálogo sobre la fe:

1º) Inicia con una petición de parte de los discípulos para que les sea aumentada precisamente la fe, quizás movidos por las dificultades que comenzaban a percibir como crecientes en el camino del seguimiento de Cristo (VER v. 5).

2º)  La respuesta del Señor se estructura a la vez en dos partes: Una sentencia basada en cosas extrañas y contradictorias: lo pequeño, lo insignificante y quizás hasta despreciado por el mundo es imagen de la fe en su mínima expresión “como un grano de mostaza”. Ella una fuerza impensable, más allá de lo natural y lo lógico: dar una orden a un árbol y realizar un hecho increíble: que se lance al mar (VER v. 6). Una parábola que no tiene explicación tan fácil, pues en ella aparece un amo duro y hasta egoísta para con sus siervos. Pero el personaje en el que se debe centrar la atención es el siervo. La imagen del amo duro está puesta para destacar la urgencia de actitudes adecuadas en el momento de la prueba: y es aquí donde entra el siervo: si él no da valor al encuentro con su amo (figura del tiempo futuro, por venir) entonces no se preocupará de lo que le será pedido. Lo mismo ocurre con la fe: ella no es una distracción de las responsabilidades, sino que debe traducirse en realismo frente a las exigencias de Dios y de la historia, de modo que uno no quede desorientado porque no esperaba lo que finalmente sucedió. Del siervo también destaca una actitud propia de quien tiene fe de verdad: él no buscó agradecimientos por parte de su amo por lo que había hecho, se consideró más bien feliz de lo realizado. Así, la fe verdadera no espera recompensa, sino antepone el amor como actitud que fundamenta sus acciones y afanes. Esa es la fe que salva: la que es activa, pero igualmente movida por el amor al Señor, antes que por el temor o por cualquier tipo de interés.

Meditación

La comunidad de la Iglesia se define como la comunidad de los discípulos del Señor que “tienen fe” en Él: por ello medita sobre esa situación suya:

a.  ¿Cuál es el significado y la fuerza reales de nuestra fe? ¿Llega ella a producir esperanza más allá de temor por los acontecimientos diarios?

b.  ¿Llegamos ayudados por nuestra fe, a ser optimistas aún cuando los acontecimientos parecieran ser la victoria del mal y la mentira?

c.  ¿Apreciamos la fe de los sencillos, capaces aún de dar un lugar al plan de Dios en su vida y de vivir de esperanza? ¿O ridiculizamos ese tipo de fe, del que no somos capaces ni siquiera en parte?

Oración

Gracias Señor por tu Palabra Salvadora.

Gracias por que por tu Palabra estoy descubriendo que todavía me queda mucho que cumplir para vivir

mi fe.

Señor la fe que Tú me regalas gratuitamente para que yo la distribuya a los demás, aún estoy muy lejos

de ser un misionero.

Señor, ¡AUMENTA MI FE!

Contemplación

Para el momento de la contemplación podemos repetir varias veces este versículo del Evangelio para

que vaya entrando a nuestra vida, a nuestro corazón.

«Si ustedes tuvieran fe como una semilla de mostaza»

Acción

En lo personal, te invito a que hagas un profundo examen de conciencia sobre la fe que tú tienes. Y que puedas hacer una oración más seria y profunda sobre lo que significa tener fe. Y Obvio, como la fe se manifiesta en obras concretas, sugerimos que hagas alguna obra nueva, algo en especial que nunca hiciste antes, como visitar personas que están solas, llevar alivio y consuelo a quienes viven un duelo, ayudar en alguna institución dedicada a los más necesitados. La fe, tú la manifestarás en obras. Pero por sobre todas las cosas, te invitamos a compartir tu fe con la gente de tu estudio, trabajo, barrio, con quienes nunca hablaste de tu fe en Jesús. Así vas uniéndote a la gran misión continental.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s