Lectio Divina, 10 de Abril de 2016. III Domingo de Pascua

Lectio Divina, 10 de Abril de 2016

III Domingo de Pascua

Página Sagrada:

Hechos 5, 27‐32.40‐41/Sal 29/Apocalipsis 5, 11‐14/

Juan 21, 1‐19

03-Pascua-C

¿Me amas más que éstos?

Invocación inicial

Envía, oh Padre, tu santo Espíritu, para que la noche infructuosa de nuestra vida se transforme en el alba radiante en la que reconocemos a tu Hijo Jesús presente en medio de nosotros. Aletee tu Espíritu sobre las aguas de nuestro mar, como en el principio de la creación y se abran nuestros corazones a la invitación de amor del Señor, para participar en el banquete preparado de su Cuerpo y de su Palabra. Arda en nosotros, oh Padre, tu Espíritu, para que nos convirtamos en testigos de Jesús como Pedro, como Juan, como los otros discípulos y vayamos también nosotros cada día a la pesca de tu reino. Amén.

TEXTO

1 Después Jesús se apareció de nuevo a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Se apareció así: 2 Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el Mellizo, Natanael de Caná de Galilea, los Zebedeos y otros dos discípulos.
3 Les dice Simón Pedro:
   —Voy a pescar.
   Le responden:
   —Nosotros también vamos.
   Salieron, y subieron a la barca; pero aquella noche no pescaron nada. 4 Al amanecer Jesús estaba en la playa; pero los discípulos no reconocieron que era Jesús.
5 Les dice Jesús:
   —Muchachos, ¿tienen algo de comer?
   Ellos contestaron:
   —No.
6 Les dijo:
   —Tiren la red a la derecha de la barca y encontrarán.
   Tiraron la red y era tanta la abundancia de peces que no podían arrastrarla.
7 El discípulo predilecto de Jesús dice a Pedro:
   —Es el Señor.
   Al oír Pedro que era el Señor, se ciñó la túnica, que era lo único que llevaba puesto, y se tiró al agua. 8 Los demás discípulos se acercaron en el bote, arrastrando la red con los peces, porque no estaban lejos de la orilla, apenas unos cien metros.
9 Cuando saltaron a tierra, ven unas brasas preparadas y encima pescado y pan.
10 Les dice Jesús:
   —Traigan algo de lo que acaban de pescar.
11 Pedro subió a la barca y arrastró hasta la playa la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y, aunque eran tantos, la red no se rompió.
12 Les dice Jesús:
   —Vengan a comer.
   Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían que era el Señor. 13 Jesús se acercó, tomó pan y se lo repartió e hizo lo mismo con el pescado.14 Ésta fue la tercera aparición de Jesús, ya resucitado, a sus discípulos.
15 Cuando terminaron de comer, dice Jesús a Simón Pedro:
   —Simón hijo de Juan, ¿me quieres más que éstos?
   Él le responde:
   —Sí, Señor, tú sabes que te quiero.
   Jesús le dice:
   —Apacienta mis corderos.
16 Le pregunta por segunda vez:
   —Simón hijo de Juan, ¿me quieres?
   Él le responde:
   —Sí, Señor, tú sabes que te quiero.
   Jesús le dice:
   —Apacienta mis ovejas.
17 Por tercera vez le pregunta:
   —Simón hijo de Juan, ¿me quieres?
   Pedro se entristeció de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le dijo:
   —Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero.
   Jesús le dice:
   —Apacienta mis ovejas. 18 Te lo aseguro, cuando eras joven, tú mismo te vestías e ibas a donde querías; cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te atará y te llevará a donde no quieras.
19 Lo decía indicando con qué muerte había de glorificar a Dios.

LECTURA

El mensaje de los textos propuestos para la lectio divina de los discípulos del Señor, está centrado sobre el tema de los alcances del testimonio al que están llamados los que “han contemplado la gloria del Resucitado”. Dichos alcances son a veces. La figura de Pedro es clave en este domingo: se la reencuentra en el Evangelio: allí también queda claro que el Señor está cercano y acompañando el testimonio pascual que puede tener como paso necesario la muerte en martirio. Todo ello no obscurece sin embargo, la certeza de que el Cordero inmolado es el Señor de la Historia: aquel a quien los cielos y la tierra aclaman y confiesan como victorioso y digno de nuestra fe (segunda lectura del Apocalipsis).

A la pregunta sobre hasta dónde llega el deber de testimoniar la Buena Nueva, parece responder hoy la escena del capítulo 21 de San Juan. En su conjunto, dicha escena contiene tres momentos.

1º) Con la típica aparición del Resucitado que no es reconocido (VER v. 4) pues a Él se llega sólo por el camino de la fe, una fe que siempre tiene fruto abundante, como lo simbolizan los “53 peces grandes” del milagro. Dicha fe es también el comienzo de una vocación: de hecho, ya la misma vocación inicial había comenzado con una pesca.
2º) La escena de la comida (VER vv. 9‐14): que como la comida después del camino de Emaús (VER Lucas 24,34) es el punto de encuentro con una presencia nueva, cercana y alentadora de Cristo en la
fracción del pan.
3º) La escena del diálogo entre Jesús y Pedro (VER vv.15‐23): donde se renueva la vocación de Pedro, pero donde se dejan ver ya los alcances que deberá tener su testimonio: se trata en esta escena de contemplar dos momentos:

a. La definición del amor de Pedro hacia Cristo como la condición necesaria para poder desempeñar el oficio pastoral, según las tres veces que Jesús insiste en la necesidad de amarlo (VER vv.15‐17).
b. La definición de un amor testimonial hasta la muerte como el “alcance” que deberá tener Pedro en su vida personal, según la predicción que le hace el mismo Jesús: su muerte será el modo de glorificar, de testimoniar a Aquel que negó pero que ahora afirma amar (VER vv.18‐19). Tal como aparece también en esta segunda escena, la figura de Pedro seguirá siendo central en la Iglesia, en cuanto él y sus sucesores serán el signo de la debilidad que ama y sobre la cual se ha colocado una misión imposible de cumplir sin la fuerza del Resucitado.

MEDITACIÓN

Conocedora de su vocación al testimonio del Resucitado, la comunidad reflexiona ahora sobre los alcances o límites del mismo:

a. ¿Cómo es nuestro testimonio de fe ante el mundo: firme pero sin arrogancia, decidido pero no provocatorio, humilde pero digno?
b. ¿Cómo ejercitamos aquella difícil decisión de obedecer a Dios antes que a los hombres en medio de la producción, del trabajo, del estudio, de la vida social en sus diferentes aspectos?
c. ¿Somos conscientes de que el Señor está presente en nuestras tareas y testimonio de Iglesia aunque nos parezca no percibirlo?
d. ¿Tomamos en cuenta que, como a Pedro, se nos pide ante todo amar a Cristo como condición para nuestras responsabilidades en la Iglesia?

CONTEMPLACIÓN

Cuando llego a este punto, me paro y recojo en mi corazón todas las palabras que he leído y escuchado. Intento hacer como María, que tomaba entre sus manos las palabras de su Señor y las confrontaba, las sopesaba, las dejaba hablar por sí misma, sin interpretaciones, ni cambios, sin quitar o añadir nada. Hago silencio, descanso en este pasaje, recorriéndolo de nuevo con el corazón.

ORACIÓN

Gracias, ¡oh Padre! por haberme acompañado más allá de la noche, hacia el nuevo alba donde me ha salido al encuentro tu Hijo Jesús. Gracias por haber abierto mi corazón a la acogida de la Palabra y haber realizado el prodigio de una pesca sobreabundante en mi vida. Gracias por el bautismo en las aguas de la misericordia y del amor, por el banquete a la orilla del mar. Gracias por mis hermanos y hermanas que se sientan siempre conmigo a la mesa del Señor Jesús, ofrecido por nosotros. Y gracias porque no te cansas de acercarte a nuestra vida y de poner a seguro nuestro corazón, Tú que sólo lo puedes curar verdaderamente. Gracias, finalmente, por la llamada que también hoy me has dirigido, diciéndome: “¡Tú, sígueme!” ¡Oh, Infinito Amor, yo quiero ir contigo, llevarte a mis hermanos!

ACCIÓN

Durante esta Pascua me propongo profundizar en las Epístolas del Nuevo Testamento.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s