Lectio Divina, 28 de Febrero de 2016, Tercer Domingo de Cuaresma

Tercer Domingo de Cuaresma

Ciclo C

28 de Febrero de 2016

Página Sagrada:

Ex 3, 1‐8.13‐15/Sal 102/1Co 10, 1 ‐6.10 ‐12/Lucas 13, 1-9

Higuera esteril

Si no se convierten, también ustedes morirán

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Señor, tú que amas la inocencia y la devuelves a quien la ha perdido, atrae hacia ti nuestros corazones y abrásalos en el fuego de tu Espíritu, para que permanezcamos firmes en la fe y eficaces en el bien obrar. Por nuestro Señor Jesucristo,

Amén

TEXTO

1 En aquella ocasión se presentaron algunos a informarle acerca de unos galileos cuya sangre había mezclado Pilato con la de sus sacrificios.
2 Él contestó:
—¿Piensan que aquellos galileos, sufrieron todo eso porque eran más pecadores que los demás galileos? 3 Les digo que no; y si ustedes no se arrepienten, acabarán como ellos.
4 ¿O creen que aquellos dieciocho sobre los cuales se derrumbó la torre de Siloé y los mató, eran más culpables que el resto de los habitantes de Jerusalén? 5 Les digo que no; y si ustedes no se arrepienten acabarán como ellos.
6 Y les propuso la siguiente parábola:
—Un hombre tenía una higuera plantada en su viña. Fue a buscar fruto en ella y no lo encontró.
7 Dijo al viñador:
—Hace tres años que vengo a buscar fruta en esta higuera y nunca encuentro nada. Córtala, que encima está malgastando la tierra.
8 Él le contestó:
—Señor, déjala todavía este año; cavaré alrededor, la abonaré, 9  a ver si da fruto. Si no, el año que viene la cortas.

LECTURA

En cierta continuidad con el tema del domingo pasado que presentaba “la “revelación de la gloria de Dios” en el camino cuaresmal, ahora la comunidad discipular es invitada a reflexionar sobre el Dios que se manifiesta como liberador de su pueblo (primera lectura de Éxodo). También hoy el Señor es capaz de “compadecerse de las situaciones que afligen al hombre”. Ahora bien, en Cristo el pide poner atención a los signos de los tiempos y realizar una conversión urgente de los pecados: sólo por la puerta de nuestra conversión él podrá actuar como renovador de nuestra vida. Hoy la comunidad caminante de la Cuaresma, vuelve sus ojos a “aquellos otros caminantes del desierto” (segunda lectura de 1Co) quienes vivieron el misterio de a primera pascua, y cuyo testimonio de fracaso ante la llamada de Dios quedó escrita para enseñanza nuestra.

Con motivo del comentario que hacen algunos sobre un acontecimiento penoso, el Maestro invita a prestar atención a la condición de fragilidad y a la presencia del “lo imprevisto” que están siempre a la puerta de la vida humana (VER v. 3)

Con motivo del comentario que hacen algunos sobre un acontecimiento penoso, el Maestro invita a prestar atención a la condición de fragilidad y a la presencia del “lo imprevisto” que están siempre a la puerta de la vida humana (VER v. 3)

Jesús no quiere infundir temor, como tampoco han querido hacerlo todos los profetas anteriores a Él: más bien, quiere provocar el discernimiento, la atención a la propia vida, la cual puede caer en una especie de “inconsciencia” de la oportunidad de cambio que a todos se ofrece. Lo sucedido a las “víctimas de Pilato” o a las “víctimas del derrumbamiento de la torre de Siloé”, está siempre “a punto de suceder a todos” (VER vv. 1‐5).

La enseñanza del Cristo se ve completada por la parábola de la higuera estéril, donde resaltan varios elementos:

El árbol que no da fruto es la misma Humanidad, a la cual hoy se predica la conversión, pero puede quedar inmune, insensible a este mensaje, sin dar el fruto de conversión: amor y justicia (VER v.6)

El diálogo de los personajes: el dueño (=Dios Padre) y el labrador (=el Cristo) es la historia de la salvación que se da en ese momento: el labrador intercede a favor de esa Humanidad que ha escuchado el mensaje, pero que debe de madurarlo, profundizarlo y actuarlo. Surge así “el tiempo de la Iglesia en el mundo”, el hoy que vivimos o “el tiempo de la paciencia que Dios” tiene por intercesión de la Pasión de Cristo (VER v. 7‐8).

‐ El juicio final de la Humanidad, está por así decirlo en sus propias manos , tal y como en manos de la higuera está el dar o no fruto. Por ahora queda resonando la sentencia de justicia de parte del mismo Hijo‐labrador: sí no da fruto, entonces la cortarás. La misma misión del Hijo espera del hombre una respuesta libre, pero igualmente concreta: la conversión del camino de pecado (VER v.9)

MEDITACIÓN

a. ¿Advertimos como Moisés la grandeza, la santidad y la urgencia de un Dios que baja a liberarnos de nuestra situación de pecado; que nos llama a la conversión? ¿o hemos hecho de la Cuaresma una costumbre que no llega al fondo de nuestras actitudes?

b. ¿Estamos llevando a una verdadera confrontación, a un “choque” si es necesario, nuestro modo de pensar con la voluntad de Dios para convertirnos a ella? ¿qué cosa nos está doliendo cambiar en este tiempo de conversión?

c. ¿Qué signos de los tiempos nos urgen hoy al cambio de nuestra vida y de nuestra sociedad? ¿O hemos olvidado nuestra condición de criaturas, amadas por Dios, en sus manos amorosas, pero igualmente débiles y sujetas al cambio o al final incluso inesperados en nuestra vida?

ORACIÓN

Señor Jesús, te damos gracia por tu Palabra que nos ha hecho ver mejor la voluntad del Padre. Haz que tu Espíritu ilumine nuestras acciones y nos comunique la fuerza para seguir lo que Tu Palabra nos ha hecho ver. Haz que nosotros como María, tu Madre, podamos no sólo escuchar, sino también poner en práctica la Palabra. Tú que vives y reinas con el Padre en la unidad del Espíritu Santo por todos los siglos de los siglos. Amén.

CONTEMPLACIÓN

Observa a tu alrededor los acontecimientos del mundo. ¿A que nos llaman estos signos de los tiempos?

ACCIÓN

Decido hacer algo por Cristo, representado en un hermano en necesidad de misericordia.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lectio Divina, 28 de Febrero de 2016, Tercer Domingo de Cuaresma

  1. Pingback: Comentario Bíblico, 24 de Marzo de 2019 | Biblia y Oración – ABP Guatemala CEG

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s