Lectio Divina, Misa de Gallo 2015

Lectio Divina, Navidad 2015
Misa de Gallo

 Oración con el Evangelio. Ciclo C.

Por: P. Martín Irure | Fuente: Catholic.net

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Ven, Espíritu Santo,
te abro la puerta,
entra en la celda pequeña
de mi propio corazón,
llena de luz y de fuego mis entrañas,
como un rayo láser opérame
de cataratas,
quema la escoria de mis ojos
que no me deja ver tu luz.

Ven. Jesús prometió
que no nos dejaría huérfanos.
No me dejes solo en esta aventura,
por este sendero.
Quiero que tú seas mi guía y mi aliento,
mi fuego y mi viento, mi fuerza y mi luz.
Te necesito en mi noche
como una gran tea luminosa y ardiente
que me ayude a escudriñar las Escrituras.

Tú que eres viento,
sopla el rescoldo y enciende el fuego.
Que arda la lumbre sin llamas ni calor.
Tengo la vida acostumbrada y aburrida.
Tengo las respuestas rutinarias,
mecánicas, aprendidas.
Tú que eres viento,
enciende la llama que engendra la luz.
Tú que eres viento, empuja mi barquilla
en esta aventura apasionante
de leer tu Palabra,
de encontrar a Dios en la Palabra,
de encontrarme a mí mismo
en la lectura.

Oxigena mi sangre
al ritmo de la Palabra
para que no me muera de aburrimiento.
Sopla fuerte, limpia el polvo,
llévate lejos todas las hojas secas
y todas las flores marchitas
de mi propio corazón.

Ven, Espíritu Santo,
acompáñame en esta aventura
y que se renueve la cara de mi vida
ante el espejo de tu Palabra.
Agua, fuego, viento, luz.
Ven, Espíritu Santo. Amén. (A. Somoza)

TEXTO

 1 Por entonces se promulgó un decreto del emperador Augusto que ordenaba a todo el mundo inscribirse en un censo. 2 Éste fue el primer censo, realizado siendo Quirino gobernador de Siria.
3 Acudían todos a inscribirse, cada uno en su ciudad. 4 José subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a la ciudad de David en Judea, llamada Belén –pues pertenecía a la Casa y familia de David–, 5 a inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada.
6 Estando ellos allí, le llegó la hora del parto 7 y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no habían encontrado sitio en la posada.
 
8 Había unos pastores en la zona que cuidaban por turnos los rebaños a la intemperie.9 Un ángel del Señor se les presentó. La gloria del Señor los cercó de resplandor y ellos sintieron un gran temor.
10 El ángel les dijo:
—No teman. Miren, les doy una Buena Noticia, una gran alegría para todo el pueblo:
11 Hoy les ha nacido en la ciudad de David el Salvador, el Mesías y Señor. 12 Esto les servirá de señal: encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.
  
13 Al Ángel, en ese momento, se le juntó otra gran cantidad de ángeles, que alababan a Dios diciendo:
  
14 —¡Gloria a Dios en lo alto y en la tierra paz a los hombres amados por él!

LECTURA

Contexto litúrgico

La solemnidad de Navidad ofrece tres textos litúrgicos para la celebración de las Misas de la víspera, de la aurora y del día. Escogemos el Evangelio del relato del nacimiento de Jesús, que nos trasmite san Lucas.

1. Dio a luz a su Hijo primogénito (v. 7)

  • Lucas compone un relato histórico y teológico sobre el nacimiento de Jesús. Los datos históricos aparecen en los primeros versículos (1-5): el emperador Augusto, el gobernador Quirino, José y María. Y en estas indicaciones elementales, el evangelista va describiendo los aspectos teológicos del niño que nace como ser humano en la pobreza.
  • En este Niño, desprotegido y débil, está presente, nace como descendiente del rey David. Según los profetas el Mesías nacería de la familia de David en Belén (Mal 5, 1).
  • Este Niño es el Salvador, Mesías y Señor (v. 11). Lucas enfoca el nacimiento de Jesús desde la perspectiva de la fe de Pascua. Los signos pascuales son: la gloria del Señor (v. 14), la alegría (v. 10) y la universalidad de la salvación: para todo el pueblo (v. 10).
  • Jesús viene a traer la salvación y la liberación, desde su aceptación de la precariedad y pobreza que esclavizan a muchos humanos. A todos quiere ayudar con la oferta de su redención.

2. Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres… (v. 14)

  • El cántico de los ángeles dan el tono al acontecimiento salvador. La “gloria de Dios” que ama y quiere salvar a todos, es la finalidad primera del nacimiento de Jesús.
  • La gloria de Dios se va realizando en la historia humana. Dios ha querido acercarse todo lo posible al hombre. Que no es un ser olvidado de Dios. Es el ser preferido del amor de Dios, que nos envía a su Hijo en figura y presencia humanas, en la pobreza y en el olvido de muchos.
  • Ese Niño es Dios y se hace pequeño, sencillo y cercano. Para que superemos todo miedo a la grandeza de la divinidad y nos acerquemos a Él con toda confianza. La gloria de Dios queda manifestada en la pobreza y sencillez, signos de la condición humana.
  • La “paz”. Es el mensaje de los ángeles que pregonan el gran regalo que nos trae el recién nacido. La paz es la síntesis de todos los bienes que el Señor nos obsequia. La paz es también la plenitud de la vida que el Resucitado imparte a los discípulos (Jn 20, 19 y 21).
  • La paz es la consecuencia del amor de Dios. Paz a los hombres que ama el Señor (v 14). Jesús viene a mostrarnos el rostro amable y misericordioso del Padre. Lucas es quien más resalta el aspecto misericordioso del Señor.

MEDITACIÓN

  • Tratemos de profundizar en el misterio. Mejor. Que el misterio de un Dios tan pequeño u necesitado entre en lo más íntimo de nuestro ser. Éste es el mayor milagro que Dios ha realizado: un Niño se nos ha dado, un Niño débil, pobre, sencillo, necesitado y cercano encierra todo la grandeza de Yahvé.
  • Ya no podemos tener miedo ni recelo a este Dios que busca ansiosamente nuestra amistad, nuestra respuesta de amor. ¿Qué más puede hacer Dios por llegar a tu corazón?
  • Y Jesús quiere ser reconocido hoy en los débiles, necesitados y marginados. Gracias a su nacimiento, los humanos somos más hermanos y también participamos de Dios, porque el mismo Dios está participando de nuestra naturaleza humana.

ORACIÓN

Gracias, Padre, por enviarnos a tu mismo Hijo como tierno Infante (que no puede hablar), para que sea tu Palabra ante nosotros y nuestras palabras ante Ti. Tu Hijo, el Verbo preexistente desde siempre, por quien fueron hechas todas las cosas, ya se ha hecho semejante a nosotros, para que también nosotros seamos semejantes a Ti, Padre.

Recíbenos, Padre, por tu Hijo y Hermano nuestro. Junto con María y José, adoramos a tu Hijo, que ya es parte de nuestra historia y de nuestras esperanzas.

CONTEMPLACIÓN

A este Niño débil, que quiere entrar en tu vida del todo y para siempre. Hazle un sitio en tu corazón. Él ha dado este salto hasta nosotros, para acompañarnos en nuestro camino hacia la felicidad, hacia la vida que Él nos trae.

ACCIÓN

Agradeceré al Padre, a Jesús, a María, por el don de nuestro Hermano.

Repetiré: la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros (Jn 1, 14).

Recitamos el salmo 96(95). Repetimos todos: Canten al Señor un canto nuevo.

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra;
cantad al Señor, bendecid su nombre,
proclamad día tras día su victoria.

Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones
porque es grande el Señor, y muy digno de alabanza, más temible que todos los dioses.

Pues los dioses de los gentiles son apariencia,
mientras que el Señor ha hecho el cielo;
honor y majestad lo preceden,
fuerza y esplendor están en su templo.

Familias de los pueblos, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
entrad en sus atrios trayéndole ofrendas.

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia la tierra toda;
decid a los pueblos: «El Señor es rey,
él afianzó el orbe, y no se moverá;
él gobierna a los pueblos rectamente».

Alégrese el cielo, goce la tierra,
retumbe el mar y cuanto lo llena;
vitoreen los campos y cuanto hay en ellos,
aclamen los árboles del bosque,

delante del Señor, que ya llega,
ya llega a regir la tierra:
regirá el orbe con justicia
y los pueblos con fidelidad.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s