Lectio Divina, 11 de Octubre de 2015

Lectio Divina con la Liturgia Dominical

en el ciclo “B”

Vigésimo Octavo Domingo Ordinario:

11 de octubre de 2015

Tema: Jesucristo el máximo valor para nuestra vida

Página Sagrada:

Sabiduría 7, 7-11 * Salmo 89 * Hebreos 4, 12-13 * Marcos 17-30

28 Ordinario B

“Vende todo, dalo a los pobres, ven y sígueme”

TEXTO

17 Cuando se puso en camino, llegó uno corriendo, se arrodilló ante él y le preguntó:
—Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar vida eterna?
18 Jesús le respondió:
—¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno fuera de Dios. 19 Conoces los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no jurarás en falso, no defraudarás; honra a tu padre y a tu madre.
20 Él le contestó:
—Maestro, todo eso lo he cumplido desde la adolescencia.
21 Jesús lo miró con cariño y le dijo:
—Una cosa te falta: ve, vende cuanto tienes y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; después sígueme.
22 Ante estas palabras, se llenó de pena y se marchó triste; porque era muy rico.
23 Jesús mirando alrededor dijo a sus discípulos:
—Difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas.
24 Los discípulos se asombraron de lo que decía.
Pero Jesús insistió:
—¡Qué difícil es entrar en el reino de Dios! 25 Es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja que para un rico entrar en el reino de Dios.
26 Ellos llenos de asombro y temor se decían:
—Entonces, ¿quién puede salvarse?
27 Jesús los quedó mirando y les dijo:
—Para los hombres es imposible, pero no para Dios; porque para Dios todo es posible.
28 Pedro entonces le dijo:
—Mira, nosotros hemos dejado todo y te hemos seguido.
  29 Jesús le contestó:
—Todo el que deje casa o hermanos o hermanas o madre o padre o hijos o campos por mí y por la Buena Noticia 30 ha de recibir en esta vida cien veces más en casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y campos, en medio de las persecuciones, y en el mundo futuro la vida eterna.

LECTURA

Nunca sospechó aquel personaje de nombre ignorado, que acercándose a Jesús y preguntando por el camino de la vida, su acción se convertiría en símbolo eterno del buscar y luego perder el único valor verdadero, Cristo mismo. Lo cierto es que la escena de Marcos plantea hoy dos momentos que merecen meditarse:

a. Una vocación fallida:(vv. 17-27): un rico que viene hacia Jesús, pero luego se vuelve sobre sus pasos… incapaz de la renuncia a “bienes demasiado significativos para él”, al punto que logran cerrarle el paso decisivo a ser “un discípulo de la vida verdadera”. A este primer momento corresponde una enseñanza terrible de parte de Jesús: el fallo humano está en no dar su justo valor a lo material llegando a “auto-bloquearse” frente a elecciones más importantes. Esta enseñanza se ve mediada por la famosa comparación entre la dificultad de los ricos-idólatras para entrar al Reino y el imposible paso de los camellos por las puertas pequeñas de las murallas de la ciudad.

b. Un reclamo justo: (vv. 28-30): ante el desánimo de la sentencia del Maestro en toda su claridad, “los discípulos se desaniman” (VER v. 27). Pero Pedro hace notar que para ellos ya hay una situación diferente, pues lo han dejado todo. También acá hay una segunda enseñanza de Jesús. El parece estar de acuerdo con la observación, con el “justo reclamo” de un discípulo. En el fondo, sin embargo, no es que se haya “dejado en modo absurdo” casa, familia, riqueza, etc. Más bien se les ha dado su justo valor, comparado éste con el Reino de Dios.

c. El error está en dolerse y pensar que vivir el Evangelio es simple dejar o salir perdiendo… Más bien, es un dejar recibir, por lo que el Maestro menciona una lista de “bienes que se reciben acá”, siendo así que “ni siquiera hay comparación entre conocer al que es fuente de toda riqueza verdadera, y lo “miserable” de lo que hasta ahora ha sido seguridad, y sin duda, motivo de soberbia y egoísmo.

d. En síntesis: a la par de los bienes materiales que pueden dejarse en un momento, aparece como necesaria la actitud de dejar siempre otras muchas cosas en las que es rico, por lo menos “de sí mismo”. Sólo esta pobreza hace capaz de escuchar -seguir la llamada de Cristo a hacerse con él como del mayor y único tesoro del hombre.

MEDITACIÓN

  • ¿Hasta dónde llega nuestro desapego a las cosas materiales? ¿Abandonamos a veces los valores verdaderos cegados por lo que brilla como el oro, la fama, el orgullo, la conveniencia?
  • ¿Dejamos que penetren en nosotros las provocaciones que muchas veces nos vienen de la Palabra para convertimos de una vez por todas? ¿O aminoramos el impacto de la sabiduría divina con excusas o falsas explicaciones?

ORACIÓN

Sólo Tú, Señor de la verdad, conoces el fondo de nuestro corazón…. Tú das valor a nuestras acciones y solo Tú puedes convertirlas en sabias y acertadas… renuévanos en Cristo tu Hijo, sabiduría eterna y verdadera, para que elijamos la mejor parte, para que te busquemos siempre a Ti y a los hermanos nuestros, en todo aquello que decidamos y hagamos.

Amén.

CONTEMPLACIÓN

El Salmo 89 va en la línea precisa de una predicación sobre la verdadera sabiduría… Saber elegir la riqueza, el valor verdadero, que evita al discípulo entristecerse por lo que debe de dejar si quiere seguir a Jesucristo.

ACCIÓN

  • Tomar nuestra cruz de discípulos dejándonos cuestionar diariamente por la Palabra de Dios.
  • Hacer presente la Sabiduría cristiana a través de decisiones claras según el Evangelio en medio de un mundo sediento de los valores materiales, y capaz de olvidar -hoy más que nunca la presencia escondida de Cristo en los pobres y desposeídos.
  • Orar por la perseverancia de quienes han sido llamados a dejarlo todo de modo más radical en nuestro medio cristiano (sacerdotes, religiosos, laicos servidores a tiempo completo).

———————————————

Discípulos Misioneros – Lectio Divina

www.iglesiacatolica.org.gt

———————————————

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s