Lectio Divina, Cuarto Domingo de Pascua, 26 de Abril de 2015

Lectio Divina con la Liturgia Dominical en el ciclo “B”

Cuarto Domingo de Pascua: 26 de Abril de 2015

Tema: Jesús buen pastor nos trae la vida y la salvación

Página Sagrada: Hechos 4, 8-12 * Salmo 117 * 1 Juan 3, 1-2 * Juan 10, 11-18

 

el-cristo-buen-pastor

TEXTO

11 Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas. 12 El asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, escapa abandonando las ovejas, y el lobo las arrebata y dispersa. 13 Como es asalariado no le importan las ovejas.

14 Yo soy el buen pastor: conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, 15 como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y doy la vida por las ovejas.

16 Tengo otras ovejas que no pertenecen a este corral; a ésas tengo que guiarlas para que escuchen mi voz y se forme un solo rebaño con un solo pastor.

17 Por eso me ama el Padre, porque doy la vida, para después recobrarla. 18 Nadie me la quita, yo la doy voluntariamente. Tengo poder para darla y para después recobrarla. Éste es el encargo que he recibido del Padre.

LECTURA

En el ejercicio discipular de la lectio divina en este domingo predomina el tema del conocimiento de Jesús como Buen Pastor, capaz de donar a su “rebaño” la vida y salvación así como hacer de cada una de sus ovejas hijos de Dios. Se trata de una revelación que Jesús hace de sí mismo, en tres momentos dignos de notar:

  1. La oposición entre un “pastor” y un “mercenario” (asalariado): Ante todo, la figura del pastor era ya una imagen muy usada en el AT para hablar de las relaciones de Dios con su pueblo. Pero especialmente en los Profetas se convierte en un reproche por la infidelidad en la misión “pastoral” de los dirigentes religiosos. Surge entonces la imagen del Mesías como uno que “verdaderamente pastoreará el rebaño de Dios”: uno por el cual Dios mismo ejercerá el cuidado de su pueblo.

  1. Por ello su bondad como pastor es precisamente el “ofrecer la vida por sus ovejas”, para “darles la vida” a través de su muerte gloriosa y de su resurrección vivificadora (cfr. Juan. 10,10). Inmediatamente sucede la acusación contra aquellos falsos pastores: los que no aman las ovejas más que a sí mismos, los que huyen y dejan el rebaño disperso: los que se sirven del rebaño para su beneficio (VER Ez. 34) (VER acá vv. 11-13).

  1. El conocimiento de sus ovejas, propio del Buen Pastor: Ya el verbo conocer equivale bíblicamente a “tener una relación interpersonal”, que se “construye durante la vida” y no un dato abstracto o una ciencia adquirida. Por ello el modelo que usa Jesús para explicar ese “conocimiento que tiene de los suyos” es su propia relación existencial con el Padre (v.15). Una relación que sólo puede terminar en el don de sí mismo (el “da la vida” por las ovejas) y que se extiende a todos (“universalidad”) para hacerlos un rebaño con un pastor, pues, sólo el amor une y reúne lo disperso (v. 16) (VER acá vv. 14-16).

  1. El ofrecimiento espontáneo de su vida como pastor: Estos versículos tratan de aclarar que el acto de la “muerte del pastor” no es debido a una presión externa; sino un acto voluntario. Así la “vuelta a la vida” es la segunda parte que “lógicamente” sigue a la entrega voluntaria, como afirmaban ya los Hebreos en el tiempo de Jesús (VER vv. 17-18).

En síntesis, este es el Pastor que reúne las cualidades que busca el rebaño de Israel: uno que llega a darse plenamente, y cuyo salario no es otro que la misma gloria del Padre.

MEDITACIÓN

  • ¿Cómo reaccionamos ante la entrega y amor cuidadoso de Dios? ¿en obediencia o en rebeldía a la voz del Pastor de nuestras vidas?

  • La presencia del mal, la violencia, ¿nos hacen dudar de la cercanía del Buen Pastor? ¿o tratamos de distinguir su voz en medio de “otras voces” que proponen falsas soluciones a estos problemas?

ORACIÓN

Has querido revelar tu nombre, oh Cristo resucitado, y te llamas a ti mismo pastor de las ovejas. Como cordero inmolado, has caminado delante de nosotros hacia los pastos de la vida verdadera… Te has entregado a las tinieblas de la muerte, para rescatar a tus ovejas de toda muerte, y revestido de dolor, despojado por nosotros, muestras el amor verdadero del pastor.

AMÉN

CONTEMPLACIÓN

La figura de Dios Pastor amoroso y cercano está presente en varios salmos del AT. El salmo 117 invita a centrar la contemplación en Aquel que fue desechado inclusive por los “pastores” de Israel, pero a quien Dios ha enaltecido en su resurrección como piedra angular, y como Pastor de nuestras almas (1Pe. 2,25).

ACCIÓN

  1. Orar intensamente por el aumento y la perseverancia de las vocaciones al ministerio pastoral sacerdotal en nuestra Iglesia Católica.

  2. Considerar el rumbo de nuestra vida, y conducirnos según la voz del Buen Pastor en nuestras decisiones y acciones en todo momento.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s