Lectio Divina Tercer Domingo de Pascua: 19 de abril de 2015

Lectio Divina con la Liturgia Dominical en el ciclo “B”

Tercer Domingo de Pascua: 19 de abril de 2015

Tema: La salvación llega por la conversión y el perdón de los pecados

resucitado

Página Sagrada: Hch 3, 12-15. 17-19 * Salmo 4 * 1Jn 2, 1-5 * Lc 24, 35-48

“Estaba escrito que Mesías padeciera resucitara”

 

TEXTO

35 Ellos por su parte contaron lo que les había sucedido en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
  36 Estaban hablando de esto, cuando se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo:
   —La paz esté con ustedes.
  37 Espantados y temblando de miedo, pensaban que era un fantasma.
  38 Pero él les dijo:
   —¿Por qué se asustan tanto? ¿Por qué tantas dudas? 39 Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean, un fantasma no tiene carne y hueso, como ven que yo tengo.
  40 Dicho esto, les mostró las manos y los pies. 41 Era tal el gozo y el asombro que no acababan de creer.
   Entonces les dijo:
   —¿Tienen aquí algo de comer?
  42 Le ofrecieron un trozo de pescado asado. 43 Lo tomó y lo comió en su presencia. 44 Después les dijo:
   —Esto es lo que les decía cuando todavía estaba con ustedes: que tenía que cumplirse en mí todo lo escrito en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.
  45 Entonces les abrió la inteligencia para que comprendieran la Escritura.
  46 Y añadió:
   —Así está escrito: que el Mesías tenía que padecer y resucitar de entre los muertos al tercer día; 47 que en su nombre se predicaría penitencia y perdón de pecados a todas las naciones, empezando por Jerusalén.
  48 Ustedes son testigos de todo esto.

LECTURA

La lectio divina encuentra este domingo un tema muy preciso: la salvación viene por la conversión y el perdón de los pecados, y su don inmediato es la paz. El centro de reflexión de la lectio divina se localiza hoy especialmente en el Evangelio lucano. Se trata de una escena más de las que curiosamente sucedieron en el mismo día, el “primer día después del sábado”, es decir, el primer domingo verdaderamente cristiano. Un día marcado por una serie de acontecimientos intensos: Las mujeres y Pedro llegando al sepulcro (Lc. 24,1-12); la escena de los discípulos de Emaús
(vv. 13-36); la aparición a los “once” y otros (vv. 37-49) –el paso del Evangelio de este domingo- y la Ascensión de Jesús (vv. 50-51). En la sección de hoy, hay dos momentos para la atención de la Lectio: Jesús se aparece a sus discípulos y lo hace siguiendo un esquema común a todas sus apariciones:

a. Inicia su visita con el saludo de la paz. Los discípulos se asombran y atemorizan ante un personaje más grande que ellos. Jesús los tranquiliza dirigiéndoles su palabra; y como ellos dudan que sea su verdadera persona física; Jesús se hace reconocer dándoles alguna prueba. Finalmente, lo que era temor se convierte en alegría. Lo importante está sobre todo en el objetivo pedagógico del relato:

b. Mostrar – no tanto “demostrar”- lo concreto y real de la presencia comunicativa de Jesús en la Iglesia después de su resurrección. Las apariciones son el signo- consecuencia de la resurrección: Sí, es el mismo Jesús que convivió con ellos antes de ser glorificado… Pero ahora –y gracias a su resurrección- puede estar presente salvando, liberando, donándose en vida y amor a los suyos.

c. Importa, sobre todo, el mandato “misionero” que les da: Anunciar la salvación por medio de la conversión y el perdón de los pecados. Luego de haber presentado al resucitado” Lucas hace referencia a la Escritura total (AT = Ley, Profetas, Salmos, Escritos; v.44) que ya presentaban y justificaban el misterio pascual… Pero ahora –y sin dejar de hacer referencia a la Escritura que lo preparaba- ese misterio debe de convertirse en buena noticia de reconciliación y de paz entre Dios y todos los hombres.

MEDITACIÓN

  • ¿Cuál es nuestra reacción ante la violencia, la injusticia y todo género de mal que existe alrededor? ¿acaso es una reacción de violencia que olvida la victoria de Cristo sobre ese mal?
  • ¿Consideramos equivocadamente que la resurrección nos consuela sin comprometernos con aquello que Dios y el mundo esperan de los cristianos?

ORACIÓN

Te damos gracias, oh Cristo resucitado, vida y paz nuestra. Hoy en tu visita gloriosa, has
atravesado las puertas de nuestro egoísmo y las murallas de nuestros temores… reina sobre
nosotros, y enséñanos a devolver perdón por odio, reconciliación por ofensa recibida .

CONTEMPLACIÓN

El Salmo 4, propuesto para el responsorio de este día es por excelencia la oración del creyente convertido en testigo. Los versículos 2 y siguientes expresan la fe en una intervención de Dios. El orante contemplativo del salmo se convierte en testigo de la salvación que halló un día en el Señor (VER v. 9).

ACCIÓN

  1. Como fruto de nuestra Pascua, trabajar por la paz en todos los ambientes de familia, trabajo, estudio, diálogo y compromiso cristiano.
  2. Convertir nuestros temores en opción por llevar su presencia a quienes no conocen el poder de su Resurrección y de su paz.
  3. Hacer más intensa nuestra participación en el Banquete Eucarístico de su presencia, donde podemos reconocer y adorar al Resucitado.

———————————————
Discípulos Misioneros – Lectio Divina
http://www.iglesiacatolica.org.gt
———————————————

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s