Lectio Divina, Lunes Santo Ciclo B, 30 de Marzo de 2015

Lectio Divina Lunes Santo, Ciclo “B”

30 de Marzo de 2015

Página Sagrada:

Is 42, 1‐7/Sal 26/ Jn 12, 1‐11

La casa se llenó de perfume

 

ungen_top

Texto

 

1 Seis días antes de la Pascua Jesús fue a Betania, donde estaba Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos. 2 Le ofrecieron un banquete. Marta servía y Lázaro era uno de los comensales. 3 María tomó una libra de perfume de nardo puro, muy costoso, ungió con él los pies a Jesús y se los enjugó con los cabellos. La casa se llenó del olor del perfume.
4 Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo iba a entregar, dijo:
5 —¿Por qué no han vendido ese perfume en trescientas monedas para repartirlas a los pobres? 6 Lo decía no porque le importaran los pobres, sino porque era ladrón; y, como llevaba la bolsa, robaba de lo que ponían en ella.
7 Jesús contestó:
   —Déjala que lo guarde para el día de mi sepultura. 8 A los pobres los tendrán siempre entre ustedes, pero a mí no siempre me tendrán.
9 Un gran gentío de judíos supo que estaba allí y acudieron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos. 10 Los sumos sacerdotes habían decidido dar muerte también a Lázaro, 11 porque por su causa muchos judíos iban y creían en Jesús.

Lectura

El mismo poblado y la misma casa de los amigos de Cristo que fueran escenario de la potencia de la muerte y de su derrota en la historia de Lázaro (cfr. Jn 11) son de nuevo el ambiente donde se cumple el último “gran signo del Mesías”. En efecto, la famosa “unción” que María realiza a los pies del Maestro tiene el significado de la vida que triunfará sobre la muerte, exactamente como el perfume derramado (VER vv. 3‐4) que llenando la casa substituye el olor de “cuatro días de muerte” que antes había enlutado aquella familia (cfr. Jn 11, 39). Dos    personajes y sus acciones llaman fuertemente la atención   en este relato de Betania:

a. María y su fe agradecida (VER v. 3 y ss.) que en su acción de derroche simboliza el reconocimiento en fe la identidad de Jesús su huésped. María no unge la cabeza de Cristo –como era la costumbre hebrea con los invitados‐  sino los pies, colocándose en la actitud de sierva ante el Señor. Junto a esta fe en el Hijo de Dios ella agradece como todos en el contexto de una cena de acción de gracias (cfr. Jn 12, 2) y se dispone a orientar toda su vida según el favor recibido, como servicio al Señor de la vida. En ella se perfila el discipulado como reconocimiento y servicio.

b. Judas y la falsedad, signo del discípulo que traiciona (VER v. 4 y ss.), en actitud contraria, pues para él Cristo no vale: los criterios pasan por lo material y lo llevan a “poner un precio a su Maestro” (cfr. Lc 22, 3ss). En la falsedad de su “interés por los pobres” (VER v. 5) s e perfila el anti‐discipulado pues el verdadero seguimiento inicia con la fe y reconocimiento de la acción de Dios en la propia vida.

Meditación

En los días de la Pasión del Señor:

  • ¿Meditamos a profundidad cuánto vale Él en nuestras vidas, al modo de los verdaderos discípulos y creyentes para quienes Él es el tesoro más grande (cfr. La parábola del tesoro y la perla en el campo, en Mt 13, 44‐52; o según el ejemplo de San Pablo en Fil 3, 1ss)
  • ¿Qué nos lleva a traicionar a Cristo constantemente: acaso el camino de conversión que no hemos aún en Cuaresma?
  • ¿Sabemos encontrarle en aquellos que están a nuestro lado, y ser generosos anfitriones como la familia de Betania?
  • Como aquel perfume que llenó la casa ¿cómo reflejamos nuestra fe en el Señor de la vida; irradiamos el “buen olor de Cristo que nos ha vivificado como discípulos suyos (cfr. 2 Co 2, 15)?
  • Nuestra cercanía al que sufre en el cuerpo o en el espíritu ¿es sincera y nacida del amor al prójimo: o refleja como en Judas, una idea sin fundamento en ese amor de Cristo?

Oración

Hoy te bendecimos, Padre, por muchos motivos. Porque Cristo es tu servidor fiel y compasivo, que no vino a quebrar la caña cascada ni a apagar la mecha que todavía humea, sino a liberar al oprimido; porque él es el grano de trigo que muere en el surco en siembra fecunda que da mucho fruto para ti; porque él estableció tu Reino no por la fuerza, sino por la humillación, la afrenta y la cruz.


Todo ello anticipa la primavera de la pascua y nos evoca la fragancia pascual de nuestro bautismo.

Por todo esto y mucho más, ¡gracias, Señor!

Contemplación

Contemplemos hoy a Cristo crucificado.  Contemplando tu imagen, contemplando tu imagen, nos convertimos, nos convertimos, nos convertimos en tu imagen.

Acción

El día de hoy ofrezco una mortificación para unirla a la Pasión de Cristo.

 

——————————————
Discípulos Misioneros – Lectio Divina
http://www.iglesiacatolica.org.gt
———————————————

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s