Lectio Divina del Cuarto Domingo de Cuaresma, 15 de Marzo de 2015

Lectio Divina con la Liturgia Dominical en el ciclo “B”

Cuarto Domingo de Cuaresma: 15 de marzo de 2015

Tema: En Jesús tenemos puesta nuestra esperanza

Página Sagrada: 2Cro 36, 14-16.19-23 * Salmo 136 * Ef. 2, 4-10 * Jn. 3, 14-21

“Dios envió a su Hijo al mundo para que el mundo se salve por Él”

nicodemus-visitoftochrist-johnlafarge-1880-400

Texto

14 Como Moisés en el desierto levantó la serpiente, así ha de ser levantado el Hijo del Hombre, 15 para que quien crea en él tenga vida eterna.
16 Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que quien crea en él no muera, sino tenga vida eterna. 17 Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por medio de él.
18 El que cree en él no es juzgado; el que no cree ya está juzgado, por no creer en el Hijo único de Dios.
19 El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz. Y es que sus acciones eran malas. 20 Quien obra mal detesta la luz y no se acerca a la luz, para que no delate sus acciones. 21 En cambio el que obra conforme a la verdad se acerca a la luz para que se vea claramente que todo lo hace de acuerdo con la voluntad de Dios.

 

LECTURA

El tema de la esperanza impregna el ejercicio discipular de la lectio divina de este domingo. En el largo diálogo de revelación entre Jesús y Nicodemo (Jn. 3) queda manifestado que desde la venida de Cristo está teniendo lugar un proceso, un juicio sobre el mal del mundo. Notemos cuatro aspectos de ese “juicio divino”:

a. Ante Cristo los hombres quedan divididos, tanto los que vienen a Él (los que creen y siguen al que es Luz del mundo (cfr. Jn. 8,12) como los que le odian porque sus obras no pertenecen a la luz (cfr. Jn. 3, 17ss).

b. Jesús sin embargo, ha venido para ser signo del amor del Padre para todos los hombres, a quienes Dios ha amado al punto de entregar a su Hijo único (VER 3,16).

 

c. De esta manera, el veredicto final ha sido de misericordia, y su signo es nada menos que la misma “elevación de Cristo en la cruz”. Ese instrumento era usado para los condenados por el mundo, pero en el plan de Dios es señal de su perdón, de la reconciliación, y por tanto, del gozo de la vida que se obtiene en Cristo.

d. Queda por tanto, dirigirse a esa cruz y verla con mayor intensidad que la mirada de los Hebreos a la serpiente levantada por Moisés. Dicho ver es el lenguaje usado por Juan para designar el creer intensamente, llegando a una entrega paulatina pero afectiva de la propia existencia. Lejos queda lo “automático”, pues a Cristo sólo se llega imitándole, lo que se traduce por hacer la verdad (VER v.21)

MEDITACIÓN

  1. ¿Confiamos quizás en nuestras solas fuerzas para efectuar una conversión en este tiempo? ¿O hemos de verdad tomado en cuenta lo que Dios puede hacer en nosotros mediante su Espíritu Santo?
  2. ¿Cuáles son las esperanzas concretas que tenemos que cambiar, y qué esperan de nosotros los hermanos? Nuestra situación de pecado personal o comunitario ¿en qué se espera que cambie?

 

ORACIÓN

“Señor, que tu bondad descienda sobre nosotros, caminantes en la esperanza de tu encuentro… en ti solo reposa nuestra esperanza, como la de nuestros padres de antaño. Haznos cercanos a todo aquel que espera en medio de la injusticia y de la muerte, el amanecer de tu reino en el mundo”.

Amén.

 

C ONTEMPLACIÓN

En su tiempo el salmo 136 significó una oración de esperanza en que el futuro sea un retorno, un reencuentro con Dios en la tierra de la promesa. En el clima de la fe cristiana contemplemos nuestra propia esperanza, casi nostálgica, de entrar de nuevo en comunión con aquel Dios de quien nos ha apartado el pecado.

 

ACCIÓN

  1. Disponernos a vivir la esperanza “llevando a la práctica aquello que esperamos alcanzar en el camino cuaresmal”.
  2. Hacernos cercanos a la esperanza de tantos hermanos duramente golpeados por la consecuencia del pecado de otros (violencia, pobreza, etc.).

 

———————————————
Discípulos Misioneros – Lectio Divina
http://www.iglesiacatolica.org.gt
———————————————

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s