Lectio Divina Tercer Domingo de Cuaresma: 08 de marzo de 2015

Lectio Divina con la Liturgia Dominical en el ciclo “B”


Tercer Domingo de Cuaresma: 08 de marzo de 2015


Tema:

Examinar constantemente la fe que profesamos

Página Sagrada:

Ex 20, 1-17 * Salmo 18 * 1Co 1, 22-25 * Jn 2, 13-25

Destruyan este templo y en tres días lo reconstruiré”

jesus-cleanses-the-temple

TEXTO

13Como se acercaba la Pascua judía, Jesús subió a Jerusalén. 14 Encontró en el recinto del templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los que cambiaban dinero sentados. 15 Se hizo un látigo de cuerdas y expulsó a todos del templo, ovejas y bueyes; esparció las monedas de los que cambiaban dinero y volcó las mesas; 16 a los que vendían palomas les dijo:

—Saquen eso de aquí y no conviertan la casa de mi Padre en un mercado.

17 Los discípulos se acordaron de aquel texto:

El celo por tu casa me devora”.

18 Los judíos le dijeron:

—¿Qué señal nos presentas para actuar de ese modo?

19 Jesús les contestó:

—Derriben este santuario y en tres días lo reconstruiré.

20 Los judíos dijeron:

—Cuarenta y seis años ha llevado la construcción de este santuario, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?

21 Pero él se refería al santuario de su cuerpo. 22 Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos recordaron que había dicho eso y creyeron en la Escritura y en las palabras de Jesús.

23 Estando en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en él al ver las señales que hacía. 24 Pero Jesús no se confiaba de ellos porque los conocía a todos; 25 no necesitaba informes de nadie, porque él sabía lo que hay en el interior del hombre.

LECTURA

Dos elementos se conjugan en el tema cuaresmal de este domingo; la llamada a una conversión radical y el señalamiento de Cristo crucificado, modelo de la entrega total a Dios. La célebre escena de la “purificación del Templo” por Jesús cuando apenas inicia su ministerio público, según el Evangelio de Juan, surge hoy como una llamada urgente al examen sobre la autenticidad de la fe que individual y comunitariamente se profesa. La escena presenta dos partes:

  1. El signo profético de la purificación del Templo: Es obrado por Cristo pero referido a los intereses de Dios, según la misma profecía “el celo por tu casa me devora” (cfr. Sal. 69,10) (VER acá vv. 13-17). Y la reacción endurecida de los que ven el signo: tocados en su aparente vida de relación con el Dios de la Alianza (VER v.18).
  2. La acción de Cristo se presenta como propia del Mesías esperado y constituye dos grandes cuestionamientos que Él propone a la conciencia religiosa de siempre:
    • La fe en Dios no puede ser un lugar de “conveniencia”: donde se escondan después de todo actitudes de pecado que vacíen la identidad del creyente, la disfracen con magia e intereses ocultos.
    • Delante de la persona de Cristo estamos llamados a revelar lo que en el fondo se cree y practica: es decir, lo que agrada o desagrada a Dios en primer lugar y no a los hombres.
  3. Cristo se presenta como renovador profundo de toda religión que distrae y deforma la relación con Dios; él posee una “autoridad” que no comprenden sus contemporáneos (VER v.18) quienes exigen una señal. A ellos y a los creyentes de todos los tiempos sólo será dada la resurrección al tercer día, la edificación de un templo nuevo: el cuerpo de Cristo, la Iglesia misma, que deberá ser el lugar donde se actúe en honestidad, sinceridad, generosidad y fidelidad a la Ley de Dios

MEDITACIÓN

  • ƒ¿A qué hemos reducido nuestra respuesta a la Ley de Dios? ¿acaso a un culto vacío, sin proyección a nuestro alrededor familiar, social, humano?
  • ¿Nuestro camino hacia la Pascua está evitando pasar por la voluntad de Dios? ¿o nos disponemos a examinar de verdad su Ley para confrontarla con nuestra vida diaria?

ORACIÓN

En tu Palabra de vida, oh Padre, nos has mostrado el camino hacia ti… en tus preceptos encuentra cada uno de tus hijos el sendero luminoso hacia tu casa. Ahora te pedimos: refuerza nuestra fidelidad a tus preceptos, transforma nuestro pensamiento y acciones.

CONTEMPLACIÓN

La confesión de fe del salmo 18 bien pudiera hoy referirse a los mandamientos, espejo del examen de la vida en el camino de conversión hacia la Pascua. Contemplemos en la repetición personal de este salmo las diversas imágenes y valoraciones de la Ley divina que son motivo de alabanza, pero también de reflexión.

ACCIÓN

  1. Examinar nuestra vida personal y comunitaria sobre la base de los 10 mandamientos del Señor, fuente de verdad y luz para nuestro caminar.
  2. Realizar un balance entre nuestra obligación para con Dios y para con el prójimo, que purifique desde dentro nuestro corazón.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s