Lectio Divina con la Liturgia Dominical en el ciclo “B”

Segundo Domingo de Cuaresma: 1 de marzo de 2015

Tema: La salvación implica la entrega total del discípulo

Página Sagrada:

Gn 22, 1-2.9-13.15-18 * Salmo 115 * Rm 8, 31-34 * Mc 9, 2-10

Este es mi Hijo amado”

bautismo1

TEXTO

2 Tal como está escrito en la profecía de Isaías

Mira, yo envío por delante

a mi mensajero

para que te prepare el camino.

3 Una voz grita en el desierto

Preparen el camino al Señor,

enderecen sus senderos.

4 Se presentó Juan en el desierto, bautizando y predicando un bautismo de arrepentimiento para el perdón de los pecados.

5 Toda la población de Judea y de Jerusalén acudía a él, y se hacía bautizar en el río Jordán, confesando sus pecados. 6 Juan llevaba un manto hecho de pelo de camello, con un cinturón de cuero en la cintura, y comía saltamontes y miel silvestre.

7 Y predicaba así

Detrás de mí viene uno con más autoridad que yo, y yo no soy digno de agacharme para soltarle la correa de sus sandalias. 8 Yo los he bautizado con agua, pero él los bautizará con Espíritu Santo.

9 En aquel tiempo vino Jesús de Nazaret de Galilea y se hizo bautizar por Juan en el Jordán. 10 En cuanto salió del agua, vio el cielo abierto y al Espíritu bajando sobre él como una paloma.

LECTURA

El tema para la meditación de la Palabra en la lectio divina de los discípulos de Cristo continúa en su desarrollo del iniciado el domingo anterior. Se trata de la relación con Cristo que anima nuestro camino de conversión cuaresmal.Vemos cómo los discípulos siguen haciendo un camino de entrega, y serán sometidos a una dura prueba, cuando Jesús sea sometido a la humillación y la muerte para salvar al mundo. Para que no le pierdan de vista ni se desanime su corazón, los lleva a un “monte alto” (VER v.2) y es testimoniado por las figuras veneradas de Moisés y Elías. Varios elementos de la narración son de particular significado:

  1. La manifestación de la gloria: en la nube, la voz, el esplendor, los personajes celestiales, tiene por finalidad la animación de la fe del seguidor –discípulo de Cristo. No se trata de un “estado de certeza” del que se goce siempre, como Pedro pretende (vv. 5-6) sino que momentáneamente se concede en el caminar del seguimiento el poder vislumbrar el fin de la historia de entrega (VER vv. 3-7).
  2. El ocultamiento de la gloria: por mandato del mismo Cristo, quiere evitar que se pretenda “ahorrar” el camino de la fe, tal vez de la muerte a sí mismo, tal vez de la duda y angustia, como en el caso de Abraham… Cuando Dios solicita del hombre esta experiencia de muerte, es porque es la única que puede hacer renacer el corazón humano (VER v. 9).

De este modo, en la escena de la Transfiguración se esconden la fe y la crisis, como en la primera lectura del sacrificio de Abraham. Por ambas, fe y crisis deberá pasar todo camino de conversión que quiera ser intenso. En este sentido, la conversión significará dejar un rostro de Dios que nos parece poseer y hasta dominar al Señor, conversión de aquella entrega “medida y limitada” que no nos deja crecer; conversión de la tentación de “instalarnos en un grado de vida espiritual que parece hermoso y hasta suficiente”, pero que no tiene lugar en la dinámica del caminar cuaresmal de muerte para resurrección

MEDITACIÓN

  • Nuestra Cuaresma ¿está abierta a lo que Dios exige que transformemos? ¿o hemos planificado cambiar sólo aquello que no signifique un dolor muy grande ni un cambio sustancial en nuestra vida?
  • ¿Cómo afrontamos las dificultades y trabajos que surgen al querer de verdad transformar nuestro corazón? ¿con fe o con una angustia que lleva al desánimo y abandono del camino de conversión?

ORACIÓN

Conocedor de nuestra debilidad, has querido animar la fe de tus discípulos, oh Cristo transfigurado en el monte… La luz de tu presencia es sin embargo, un momento tan solo de tu marcha hacia la entrega en el dolor y muerte de la cruz: Concédenos a nosotros caminar esta cuaresma por la vía de aquella voluntad del padre que nos haga renacer. Amén.

CONTEMPLACIÓN

El Salmo 115 invita a contemplar la gracia de Dios sobre una decisión que la comunidad puede hacer realidad en su camino cuaresmal: no renunciar al camino de fe emprendido; decisión que se va llenando de dificultades en la medida en que se avanza en la conversión

ACCIÓN

  1. Tratar de vivir con intensidad este tiempo de cuaresma, asumiendo actitudes de verdadera fe cristiana.
  2. Sentir la llamada interior de Dios que nos envía a ser testigos de su amor

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s