Lectio Divina con la Liturgia Dominical en el ciclo “B” Quinto Domingo Ordinario: 8 de febrero del 2015

Lectio Divina con la Liturgia Dominical en el ciclo “B”

Quinto Domingo Ordinario: 8 de febrero del 2015

Tema: Jesús, liberador del dolor y la muerte

Página Sagrada: Job 7, 1-4.6-7 • Sal 146 • 1Cor 9, 16-19.22-23 • Mc 1, 29-39

suegra-de-Pedro

TEXTO

21 Llegaron a Cafarnaún y el sábado siguiente entró en la sinagoga a enseñar. 22 La gente se asombraba de su enseñanza, porque les enseñaba con autoridad, no como los letrados. 23 En aquella sinagoga había un hombre poseído por un espíritu inmundo, que gritó

24 —¿Qué tienes que ver con nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres ¡el Consagrado de Dios!

25 Jesús le increpó

¡Calla y sal de él!

26 El espíritu inmundo lo sacudió, dio un fuerte grito y salió de él.

27 Todos se llenaron de estupor y se preguntaban

¿Qué significa esto? Es una enseñanza nueva, con autoridad. Hasta a los espíritus inmundos les da órdenes y le obedecen.

28 Su fama se divulgó rápidamente por todas partes, en toda la región de Galilea.

29 Después salió de la sinagoga y con Santiago y Juan se dirigió a casa de Simón y Andrés. 30 La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo comunicaron inmediatamente. 31 Él se acercó, la tomó de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles.

32 Al atardecer, cuando se puso el sol, le llevaron toda clase de enfermos y endemoniados. 33 Toda la población se agolpaba a la puerta. 34 Él sanó a muchos enfermos de dolencias diversas y expulsó muchos demonios, pero a éstos no les permitía hablar, porque sabían quién era él.

35 Muy de madrugada se levantó, salió y se dirigió a un lugar despoblado, donde estuvo orando.

Simón y sus compañeros salieron tras él 37 y cuando lo alcanzaron, le dijeron

Todos te están buscando.

38 Les respondió

Vámonos de aquí a los pueblos vecinos, para predicar también allí, pues a eso he venido. 39 Y fue predicando en las sinagogas de toda Galilea y expulsando demonios.

LECTURA

La lectura de Job nos introduce a la página evangélica, donde presenta a Cristo como siervo que tomó sobre sí los dolores del hombre (Is. 52,13ss). Marcos lo presenta en una escena hermosa, donde los hechos, antes que las palabras, hacen sentir la presencia misericordiosa del salvador. Tres elementos hay que notar en el relato:

a. Jesús, liberador del dolor y la muerte (Lc 1, 29-34): La curación de la suegra de Pedro y de “muchos enfermos y poseídos” manifiesta que es Él y no otro quien hace cercana la misericordia divina.

b. Jesús en su misterio (v.34b, 38): Contra lo esperado, dos comportamientos de Jesús desconciertan:

  1. El impone un silencio, un “secreto” a los demonios que le conocen y le proclaman. Jesús no quiere que en torno a El se forme aquel conjunto de señalamientos, de adhesiones apresuradas y basadas en una fama de “milagroso”.
  1. Si bien es “buscado por todos”, Jesús elige apartarse a una región donde aún carece de fama. En su interés está presente la misión recibida (“para eso he salido…” (v38) antes que la oportunidad que ya una vez en su vida ha negado; un triunfo como el mundo propone.

c. Jesús, en su relación con el Padre (v.35): Un gesto suyo sirve para entenderlo mejor: su soledad buscada como ocasión para comunicarse con el Padre, la fuente de su misión, aquel único con quien Jesús debe de confrontar su misión todos los días. De nuevo, hay un grupo que se beneficia, que se forma en silencio, contemplando las cosas que pasan, o recibiendo la invitación del Maestro para profundizar más:

  • Jesús es el servidor enviado por el Padre, a quien hay que llevar, como Simón, al interno de la propia vida para que él actúe allí. El discipulado tiene que fundarse en buena parte en la convicción de que El ha actuado algo en la propia vida.
  • La unión que Él quiere no se fundamenta en los milagros, sino en el desinterés y el riesgo de la vida. Los milagros pueden ayudar a creer pero nunca son la base para la fe verdadera.
  • Para todo discípulo suyo, Jesús será siempre desconcertante, imposible de encerrar en los intereses del mundo: uno que invita a seguirle, creciendo y madurando siempre.

MEDITACION

  • ¿Cómo discípulos cuál es nuestro servicio en la Iglesia? ¿Somos libres de todo interés para servir a la comunidad?
  • Como Simón, visitado en su propia casa por el Salvador ¿podemos testimoniar su visita, su paso por nuestra vida?
  • ¿Somos servidores de nuestra propia familia o esperamos que todo se nos sirva?

ORACION



Padre bueno, fuente de toda salvación, permite a los discípulos de tu hijo, realizar de nuevo aquel servicio de amor, de cercanía y misericordia con que un día Jesús bendijo nuestra tierra.

CONTEMPLACIÓN

En silencio interior imagínate la escena de Jesús servidor, misericordioso especialmente de los más pobres. Luego ora con el salmo 46, recitando nuevamente la estrofa más significativa del salmo.

ACCIÓN

  1. Renovar nuestro espíritu de servicio libre de toda deformación del mundo, de todo interés y aplauso ajenos al verdadero Evangelio.
  2. Valorar nuestro servicio de vida a la Iglesia, familia y a la sociedad.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s