Domingo 27 Tiempo Ordinario Ciclo C Octubre 6 de 2013

semilla mostaza

Domingo 27 Tiempo Ordinario Ciclo C

Octubre 6 de 2013

”Señor: Auméntanos la fe”

Lucas 17, 5

Preparación Espiritual

¡Santo y divino Espíritu!

Ya no quiero vivir más para mí;

deseo consagrar mi vida

a complacerte y a amarte por entero.

Te suplico me concedas el don de la oración.

Ven Tú mismo a mi corazón,

a enseñarme a orar

siguiendo tu inspiración.

Dame fortaleza para ser constante,

y superar el cansancio y la sequedad

San Alfonso María de Ligorio

(Fragmento)

Texto bíblico: Lucas 17, 5-10

El poder de la fe

Los apóstoles pidieron al Señor:

— Danos más fe.

El Señor les contestó:

— Si ustedes tuvieran fe, aunque sólo fuera del tamaño de una semilla de mostaza, podrían decirle a este árbol: “Arráncate de aquí y plántate en el mar”, y les haría caso.

»Si uno de ustedes tiene un criado que regresa del campo después de haber estado arando o cuidando el ganado, ¿acaso le dice: “Pasa y siéntate a comer”? No, sino que le dice: “Prepárame la cena, y disponte a atenderme mientras yo como y bebo. Después podrás tú comer y beber.” Y tampoco le da las gracias al criado por haber hecho lo que le mandó. Así también ustedes, cuando ya hayan cumplido todo lo que Dios les manda, deberán decir: “Somos servidores inútiles, porque no hemos hecho más que cumplir con nuestra obligación.”

Lectura

¿Que dice el texto?

P. Daniel Kerber

Algunas preguntas para ayudarte en la lectura atenta…

¿Para qué piden los apóstoles al Señor que les aumente la fe?

  • ¿Qué ejemplo da Jesús a sus discípulos sobre el poder de la fe?
  • ¿Cuál debe ser la actitud de los discípulos?

Algunas consideraciones para una lectura provechosa…

De camino a Jerusalén, Jesús viene enseñando a través de parábolas (Lc 15-16). El domingo pasado con la parábola del rico y el pobre Lázaro, enseña a sus discípulos a cuidarse de ser ambiciosos y acumular riquezas. Luego sigue insistiendo en la exigencia del Reino y en hacernos responsables y perdonarnos unos a otros (Lc 17,1-4).El pasaje de hoy tiene dos partes: en la primera (vv. 5-6) los apóstoles piden a Jesús crecer en la fe. En la segunda (vv.7-10) les enseña a ser servidores.

Ante las exigencias que muestran las parábolas del capítulo 16: el mayordomo astuto (vv.1-14) y la del rico y el pobre Lázaro (vv.19-31), y el mandato de perdonar “¡hasta siete veces por día!” (17,4), no es sorprendente que los apóstoles le pidan a Jesús: “Auméntanos la fe”. Los discípulos son conscientes de la exigencia del seguimiento a Jesús, de la fragilidad que tienen (ver 12,28) y le piden ayuda.

La respuesta de Jesús se parece a un reproche: “si tuvieran fe como un grano de mostaza, podrían decirle a ese árbol: «Arráncate de aquí y plántate en el mar», y les haría caso” Era proverbial la pequeñez del grano de mostaza. La comparación que hace Jesús, naturalmente no hay que tomarla en forma literal. No es que la fe permita “hacer magia” no se refiere a eso, sino a la confianza radical en Aquel que llama y envía (“apóstoles” (v.5) quiere decir literalmente “enviados”).

En la segunda parte Jesús enseña a través de una parábola a no creerse merecedores de premios o de alabanzas (cosa que sucedía mucho con los fariseos).El planteamiento se hace por medio de tres preguntas que tienen una respuesta implícita (vv. 7.8.9). La situación supone la cultura de esclavitud de la época, en que el esclavo no esperaba el agradecimiento o reconocimiento de su patrón, (la sensibilidad de hoy es muy distinta frente a esta situación) sino que hacía lo que tenía que hacer.

Meditación

¿Que me dice el Señor a mí en el texto?

El centro al que apunta Jesús es el desinterés por la recompensa al obrar e invita a la gratuidad del servicio, porque como dijo él mismo “Yo estoy entre ustedes como el que sirve” (Lc 22,27). Ahora tomemos como base de nuestra meditación las palabras del Papa Francisco pronunciadas en la Homilía de la Santa Misa celebrada en la Basílica del Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, en la Jornada Mundial de la Juventud Rio 2013:

“Cuántas dificultades hay en la vida de cada uno, en nuestra gente, nuestras comunidades. Pero, por más grandes que parezcan, Dios nunca deja que nos hundamos. Ante el desaliento que podría haber en la vida, en quien trabaja en la evangelización o en aquellos que se esfuerzan por vivir la fe como padres y madres de familia, quisiera decirles con fuerza: Tengan siempre en el corazón esta certeza: Dios camina a su lado, en ningún momento los abandona. Nunca perdamos la esperanza. Jamás la apaguemos en nuestro corazón. El «dragón», el mal, existe en nuestra historia, pero no es el más fuerte. El más fuerte es Dios, y Dios es nuestra esperanza”.

Ahora preguntémonos:

  1. ¿Es tu fe de convicción o de tradición?
  2. ¿Crees en el poder de la fe?
  3. ¿cuáles son las motivaciones o los intereses por los que se “sirve” al Señor?
  4. ¿Hay un interés de recompensa o de mérito?
  5. ¿O simplemente estamos alegres de tener a tan buen patrón?

Oración

¿Que de digo yo al Señor que me habla en el texto?

Consciente que la fe es un don de Dios, debo pedirla y prepararme para recibirla, pero proveerla es asunto de Dios. Elevemos nuestra súplica al Padre con la oración que San Clemente María Hofbauer rezaba y recomendaba:

Oh Jesús Redentor, autor y consumador de nuestra fe,

te suplicamos desde lo profundo de nuestro corazón arrepentido y humillado

no permita que se extinga la hermosa luz de nuestra fe.

Oh Jesús, autor y consumador de nuestra fe,

consérvanos dentro de la nave de Pedro, fieles a su sucesor,

para que se construya la unidad de la Iglesia,

se promueva su santidad y se extienda en bien de todos los pueblos.

Concédenos la paz y la unidad.

Confórtanos y consérvanos en tu santo servicio,

para que por Ti y en Ti vivamos siempre.

Amén.

San Clemente

Contemplación

¿Cómo hago propias las enseñanzas del texto?

El Señor nos invita a tener fe, a sentir que nos encontramos en sus manos y allí estamos seguros por eso decimos:

Creo Señor pero aumenta mi fe

Acción

¿A que me comprometo para demostrar el cambio?

Al acercarme a la Sagrada Escritura para poder acrecentar la fe de la que Jesús nos habla.

  • ¿Cómo puedo compartir mi experiencia de fe con mis amigos?,
  • ¿La fe en Jesús me motiva a servir?
  • ¿Qué respondo cuando cuestionan mi fe?
  • ¿Qué cosas puedo hacer por los demás esta semana sin esperar nada a cambio?

“Es propio de la fe

hacernos humildes en los sucesos felices

y tranquilos en las adversidades”.

Santa Clara.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Domingo 27 Tiempo Ordinario Ciclo C Octubre 6 de 2013

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s