Domingo 26 Tiempo Ordinario Ciclo C Septiembre 29 de 2013

el-rico-y-lc3a1zaro-leandro-bassano-venecia-1595

Domingo 26 Tiempo Ordinario Ciclo C

Septiembre 29 de 2013

Alabaré al Señor con toda mi alma.” Salmos 146 (145)

 

PREPARACIÓN ESPIRITUAL

 Oración al Espíritu Santo

«Espíritu Santo haz que mi corazón se abra a la Palabra de Dios, que mi corazón se abra al bien, que mi corazón se abra a la belleza de Dios todos los días». 

SS. Papa Francisco}

TEXTO BÍBLICO:

Lucas 16, 19-31

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos: “Había un hombre rico que se vestía de purpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico. Y hasta los perros se le acercaban a lamerle las llagas. Sucedió que se murió el mendigo, y los ángeles lo llevaron al seno de Abrahám. Se murió también el rico, y lo enterraron.

 Y, estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantando los ojos, vio de lejos a Abrahám, y a Lázaro en su seno, y gritó: “Padre Abrahám, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas. “Pero Abrahám le contestó: “Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces. Y además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que no puedan cruzar, aunque quieran, desde aquí hacia vosotros, ni puedan pasar de ahí hasta nosotros.”El rico insistió: “Te ruego, entonces, padre, que mandes a Lázaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que, con su testimonio, evites que vengan también ellos a este lugar de tormento.” Abrahám le dice: “Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen.”El rico contestó: “No, padre Abrahám. Pero si un muerto va a verlos, se arrepentirán. Abrahám le dijo: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto.””

LECTURA

¿Qué dice el texto?

P. Antonino Cepeda Salazar

 Algunas preguntas para ayudarte en la lectura atenta…

  • ¿Quiénes son los dos personajes de la parábola?

  • ¿Qué diferencias existen entre sus modos de vida?

  • ¿Cuál es la situación de cada uno en el Hades?

  • ¿Qué pide el rico a Padre Abraham?

  Algunas consideraciones para una lectura provechosa…

Jesús, de camino a Jerusalén ha ido enseñando a sus discípulos, y realizando algunas obras como manifestación del Reino de Dios. En las parábolas del capítulo 15 nos ha mostrado la alegría que hay en el cielo por el pecador que se convierte, y la misericordia del Padre – Dios. Ahora, en el capítulo 16, nos ofrece las parábolas del administrador infiel y la del pobre Lázaro, y con ellas nos muestra la actitud que debemos tener ante la riqueza.

 Los momentos de la parábola son: 1) vv. 19-21 Situación del rico y de Lázaro; 2) v. 22 Muerte del pobre y del rico; 3) vv. 23-26 Cambia la suerte de ambos; 4) vv. 27-31 El rico aboga por sus cinco hermanos.

 Sería muy interesante escenificar esta parábola. Un narrador, el rico, Lázaro, y Padre Abrahám. Resultaría de mucha viveza, y lograríamos una más fácil identificación con los personajes.

 Empieza la parábola con la expresión “había un hombre rico”, con lo que el evangelista Lucas le da un alcance universal, puede tratarse de cualquier rico, y lo presenta como modelo de lo que no debería de ser en relación a las riquezas. Además, es un rico que no tiene nombre. En cambio, el pobre se llama Lázaro, que significa “Dios ayuda”. A pesar de que el pobre Lázaro no habla, ni actúa en la parábola, él es el personaje que está presente a lo largo de toda la parábola.

 Ambos personajes, el rico y el pobre, son descritos a detalle y por contraste para destacar la total diferencia causada por el mal uso de las riquezas. Pero, para describir al rico bastan dos expresiones: que vestía púrpura y lino, y celebraba todos los días espléndidas fiestas. En cambio del pobre se dice que se llama Lázaro, que estaba echado junto a la puerta (de la casa del rico), cubierto de llagas, y que deseaba hartarse de lo que caía de la mesa del rico, pero hasta los perros venían y le lamían las llagas. El centro de atención de la parábola está en el pobre; pero pasa desapercibido para el rico.

 Jesús, que cuenta la parábola, se muestra como un observador atento de la realidad que viven ambas personas. Jesús, en esta parábola, no reprueba al rico por serlo, sino porque las riquezas lo mantienen ciego a la realidad de los pobres. El pecado del rico es su insensibilidad social; sólo piensa en sí mismo y no es capaz de compartir sus bienes.

También cuando mueren viven situaciones contrastantes: los ángeles llevaron al pobre al seno de Abraham; en cambio, el rico murió y fue sepultado.

 La parte más amplia de la parábola describe la situación del rico en el más allá. Se entabla un diálogo entre el rico y el padre Abraham, con tres intervenciones cada uno. Basta con que leamos con atención el mismo texto para descubrir que ya no hay vuelta de hoja, la suerte está echada. En el Hades ya no pueden cambiar las cosas. Por eso, aunque la parábola refiera la situación en el más allá, su mensaje es acerca de cómo vivir acá. Es una invitación a la solidaridad fraterna entre los hombres. Pero, sí advierte sobre la desgracia que puede sobrevenir a quien se olvida de su hermano.

 Veamos que: 

  • Se ha trastocado la situación de ambos (vv. 23-25);

  • La realidad es infranqueable. No se puede ir de un lado hacia el otro (v. 26);

  • Los hermanos del rico, que ya tienen a Moisés y a los profetas (v. 27-28);

  • No escucharán ni aunque resucite un muerto (vv. 30-31).

Así que el destino en la vida futura depende del todo de la vida presente. Es aquí y ahora que las personas debemos de ser sensibles a las necesidades de los pobres, de ser solidarios con ellos.

MEDITACIÓN

¿Qué me dice el Señor a mí en el texto?

 Comencemos nuestra meditación con las Palabras del Papa Francisco,

 Que también en nuestra vida cristiana oración y acción estén siempre profundamente unidas. Una oración que no conduce a la acción concreta hacia el hermano pobre, enfermo, necesitado de ayuda, el hermano en dificultad, es una oración estéril e incompleta. Pero, del mismo modo, cuando en el servicio eclesial se está atento sólo al hacer, se da más peso a las cosas, a las funciones, a las estructuras, y se olvida la centralidad de Cristo, no se reserva tiempo para el diálogo con Él en la oración, se corre el riesgo de servirse a sí mismo y no a Dios presente en el hermano necesitado. San Benito resumía el estilo de vida que indicaba a sus monjes en dos palabras: «ora et labora», reza y trabaja. Es de la contemplación, de una fuerte relación de amistad con el Señor donde nace en nosotros la capacidad de vivir y llevar el amor de Dios, su misericordia, su ternura hacia los demás. Y también nuestro trabajo con el hermano necesitado, nuestro trabajo de caridad en las obras de misericordia, nos lleva al Señor, porque nosotros vemos precisamente al Señor en el hermano y en la hermana necesitados.”

 Ahora preguntémonos:

  • ¿Estás centrado en ti mismo de manera que ni siquiera ves las necesidades de los que te rodean?

  • ¿Qué puedes compartir con los demás para hacerles más llevadera la vida?

  • ¿Cómo ayudar a los pobres es un paso para la santidad? 

El Señor nos invita a ser misericordiosos, mostrándonos con su ejemplo que Él lo es con nosotros a cada instante, por este llamado oremos hoy para hacernos más solidarios con quienes necesitan de nosotros.

ORACIÓN

¿Qué le respondo al Señor que me habla en el texto?

“Señor

haznos dignos de servir a nuestros hermanos

que viven y mueren en hambre y pobreza,

dales hoy por nuestras manos el pan de cada día

y por nuestra caridad la paz y la alegría”

Pablo VI

CONTEMPLACIÓN

¿Cómo hago propias en mi vida las enseñanzas del texto?

 Es en los hermanos más necesitados donde mejor podemos mostrar nuestro amor por el Señor, por eso te pedimos:

 Enséñanos a servirte en nuestros hermanos necesitados”

ACCIÓN

¿A qué me comprometo para demostrar el cambio?

 Jesús nos invita a la acción, al cambio a través de cosas sencillas.

  •  ¿Cómo puedo ser transmisor de la misericordia de Dios los necesitados que están a mí alrededor?
  • ¿Cómo puedo ser solidario en un mundo que poco busca el bien común? 

Las obras de misericordia son la prueba de la verdadera santidad”.

 Santo Tomas

Agradecimiento a http://www.lectionautas.com

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Domingo 26 Tiempo Ordinario Ciclo C Septiembre 29 de 2013

  1. Reblogueó esto en Un católico políticamente incorrecto…y comentado:

    Para que hagan su Lectio Divina del Evangelio de mañana

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s