LECTIO DIVINA, Domingo 12 del Tiempo Ordinario Ciclo C, Junio 23 de 2013

 

LECTIO DIVINA

Domingo 12 del Tiempo Ordinario Ciclo C

Junio 23 de 2013 

¡Dios mío, tú eres mi Dios!

Salmo 62, 1

PREPARACIÓN ESPIRITUAL

Oración Bíblica al Espíritu Santo

Espíritu Santo, haznos verdaderamente espirituales en Ti, (Col 1,9)

Sométenos a tu influencia y habita en nuestras almas, (1 Cor 2,12)

anima nuestros cuerpos, (1 Cor 15,44)

vivifica todas nuestras obras, (1 Cor 2,13)

pronuncia Tú nuestra plegaria, (Ef 5,19)

para que seamos hijos del Padre (Ef 4,6)

y hermanos de Cristo, nuestro Salvador (Rom 8,29)

Amén.

TEXTO BÍBLICO: Lucas 9, 18-24

Tú eres el Mesías de Dios. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho”

Un día en que Jesús estaba orando solo, y sus discípulos estaban con él, les preguntó:

¿Quién dice la gente que soy yo?

Ellos contestaron:

Algunos dicen que eres Juan el Bautista, otros dicen que eres Elías, y otros dicen que eres uno de los antiguos profetas, que ha resucitado.

 Y ustedes,

¿quién dicen que soy?

 les preguntó. Y Pedro le respondió:

Eres el Mesías de Dios.

 Pero Jesús les encargó mucho que no dijeran esto a nadie. Y les dijo:

El Hijo del hombre tendrá que sufrir mucho, y será rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la ley. Lo van a matar, pero al tercer día resucitará.

Después les dijo a todos:

  • Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo, cargue con su cruz cada día y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía, la salvará.

1. LECTURA

¿Qué dice el texto?

P. Daniel Kerber

Algunas preguntas para ayudarte en la lectura atenta…

  • ¿Qué estaba haciendo Jesús?

  • ¿Qué respuestas dan los discípulos a las preguntas de Jesús?

  • ¿Qué condición es necesaria para ser discípulo?

Algunas consideraciones para una lectura provechosa…

Después de anunciar el reino con palabra y obras, Jesús hace un alto en el camino y se detiene a orar. La pregunta que hace Jesús y la respuesta de los discípulos y de Pedro van a ser de gran importancia en el desarrollo del evangelio.

Podemos reconocer tres partes en el texto, la primera (vv. 18-21) en que Pedro profesa su fe; la segunda (v. 22) el anuncio de la pasión y resurrección, y por último (vv.23-24) muestra las condiciones para seguir a Jesús.

El evangelio de Lucas es el que más destaca la oración de Jesús. En los momentos y decisiones importantes Jesús reza (ver: Lc 3,21; 5,16; 6,12; 9,18; 9,28). También ante esta pregunta decisiva a sus discípulos Jesús reza y se pone ante el Padre.

Después de haber predicado el Reino, sanado enfermos, resucitado a los muertos, Jesús hace un alto y pregunta a sus discípulos sobre su identidad, qué es lo que creen a partir de lo que vieron y vivieron con él. Pedro responde como portavoz de los discípulos: “Eres el Mesías de Dios” (v.20). Pero Jesús les encomienda no decírselo a nadie, porque todavía tiene mucho para manifestarles. No son solo las obras maravillosas y la predicación del reino las únicas que revelan quién es Jesús, sino que se mostrará sobre todo en la pasión y resurrección. Por eso, después que Pedro responde, Jesús da un paso más. Con lo que vivieron hasta ahora pueden afirmar: “eres el Mesías”. Ahora Jesús les va a mostrar qué tipo de Mesías es él, no un Mesías con un poder político, o un caudillo militar, sino que es un Mesías que lleva adelante su misión por su entrega hasta la muerte y por su resurrección.

Jesús enseña sobre su camino que pasa por la cruz para llegar a la resurrección. Esta es la primera vez que lo anuncia, lo hará otras dos veces más (ver 9,44ss y 18,31ss). Esta triple repetición indica por un lado la importancia que Jesús le da a este anuncio, y por otro la incapacidad de los discípulos de entender, como dirá más adelante: “ellos no entendían lo que les decía, pues todavía no se les había abierto el entendimiento; además tenían miedo de pedirle a Jesús que se lo explicara” (9,45).

Finalmente Jesús da una enseñanza sobre el discipulado. Si hasta ahora los discípulos vieron las maravillas que Jesús hace, van a tener que contemplar también la pasión y la muerte del maestro. Y no hay que contemplarla de lejos, sino también seguirlo, por eso añade: “El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y me siga” (v.23). Jesús está revelando qué tipo de Mesías es, pero no se comprende quien es simplemente confesándolo, sino que se comprende siguiéndolo, tomando como él la cruz y caminando con él.

2. MEDITACIÓN

¿Qué me dice el Señor a mí en el texto?

¿Quién nos hace reconocer que Jesús es «la» Palabra de verdad, el Hijo unigénito de Dios Padre? San Pablo enseña que «nadie puede decir: “¡Jesús es Señor!”, sino por el Espíritu Santo» (1 Co 12, 3). Es precisamente el Espíritu Santo, el don de Cristo Resucitado, quien nos hace reconocer la Verdad. Jesús lo define el «Paráclito», es decir, «aquel que viene a ayudar», que está a nuestro lado para sostenernos en este camino de conocimiento; y, durante la última Cena, Jesús asegura a los discípulos que el Espíritu Santo enseñará todo, recordándoles sus palabras (cf. Jn 14, 26)

Queridos hermanos y hermanas, necesitamos dejarnos inundar por la luz del Espíritu Santo, para que Él nos introduzca en la Verdad de Dios, que es el único Señor de nuestra vida. En este Año de la fe preguntémonos si hemos dado concretamente algún paso para conocer más a Cristo y las verdades de la fe. No se es cristiano a «tiempo parcial», sólo en algunos momentos, en algunas circunstancias, en algunas opciones. Se es cristiano en todo momento. ¡Totalmente! La verdad de Cristo, que el Espíritu Santo nos enseña y nos dona, atañe para siempre y totalmente nuestra vida cotidiana”

Pregúntate:

Para ti

  • ¿Quién es Jesús?

  • ¿Cuáles consideras que son las cruces de los jóvenes hoy?

  • ¿Te sientes discípulo del Señor?

  • ¿Has sentido algún tipo de rechazo por seguir al Maestro?

3. ORACIÓN

¿Qué le respondo al Señor que me habla en el texto?

Ya que se acerca la JMJ Rio 2013, como discípulo-misionero del Señor te invitamos a unirte en la oración por todos los jóvenes que se encontraran en menos de un mes en Brasil:

¡Oh Padre! enviaste a Tu Hijo Eterno para salvar el mundo y elegiste hombres y mujeres para que, por Él, con Él y en Él proclamaran la Buena Noticia a todas las naciones. Concede las gracias necesarias para que brille en el rostro de todos los jóvenes la alegría de ser, por la fuerza del Espíritu, los evangelizadores que la Iglesia necesita en el Tercer Milenio.

¡Oh Cristo! Redentor de la humanidad, Tu imagen de brazos abiertos en la cumbre del Corcovado acoge a todos los pueblos. En Tu ofrecimiento pascual, nos condujiste por medio del Espíritu Santo al encuentro filial con el Padre. Los jóvenes, que se alimentan de la Eucaristía, Te oyen en la Palabra y Te encuentran en el hermano, necesitan Tu infinita misericordia para recorrer los caminos del mundo como discípulos misioneros de la nueva evangelización.

¡Oh Espíritu Santo! Amor del Padre y del Hijo, con el esplendor de Tu Verdad y con el fuego de Tu amor, envía Tu Luz sobre todos los jóvenes para que, impulsados por la Jornada Mundial de la Juventud, lleven a los cuatro rincones del mundo la fe, la esperanza y la caridad, convirtiéndose en grandes constructores de la cultura de la vida y de la paz y los protagonistas de un nuevo mundo.

¡Amén!

4. CONTEMPLACIÓN

¿Cómo hago propias en mi vida las enseñanzas del texto?

Hoy Señor te doy gracias porque con tu testimonio me enseñas a tomar mi cruz, a cargarla con la alegría de ser un servidor tuyo:

Cargando mi cruz con valentía me siento más unido a ti Señor”

5. ACCIÓN

¿A qué me comprometo para demostrar el cambio?

Las palabras de Jesús en el evangelio que hoy estamos compartiendo nos invitan a una opción radical por el seguimiento.

  • ¿A qué me invita la Buena Nueva del Maestro?

  • ¿Cómo puedo asumir los problemas de la vida como una forma de acercarme a Cristo?

  • ¿Cómo puedo comprometerme más con Jesús como su discípulo misionero?

La Cruz de Jesús es la Palabra

con la que Dios ha respondido

al mal del mundo”.

SS. Francisco (29 de marzo de 2013) 

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s