Cuaresma de la fe

Por el P. Pedro Jaramillo, párroco de San Juan de la Cruz, en Ciudad de Guatemala

 

 

He puesto por escrito las reflexiones que yo mismo me estoy haciendo en esta Cuaresma de 2013, que coincide con el “año de la fe”. Quería aclararme yo, para poder compartir, aquí, con mi gente. Y me pregunté: ¿y por qué no compartir también con otras gentes que no son las de aquí, las de mi parroquia de San Juan de la Cruz, en esta periferia de la Ciudad de Guatemala? Y, como resultado, va esta primera entrega.

Va a ser un material para cada día de la cuaresma (excepto para los domingos, de los que ya hice una Lectio divina) ¡Mi trabajo me está costando, en medio de tantos quehaceres en este “cacho parroquia”, de unos 100.000 habitantes, con permanentes reclamos divinos y humanos!. Pero, llenarse un poco más por dentro, es siempre imprescindible para lo mucho que es necesario dar. Lo iré colgando diariamente en el blog, con algún día de anticipación. El del Miércoles de ceniza va un poco más adelantado, para que ya se den una idea de por dónde va a ir la cosa.

Me parece que lo más “novedoso” de lo que les comparto es la última parte (después de cada reflexión bíblica), la que titulo “señales para el camino de la fe”. El “tiempo favorable” que es siempre la cuaresma, lo es esta vez doblemente: por cuaresma y por “año de la fe”. Aquí va un intento de hacerlos converger.

Miércoles de ceniza

Joel 2, 12-18

“conviértanse a mí de todo corazón”

Reflexión bíblica:

El profeta llama a una “conversión posible”. Nuestra fe no es en un Dios justiciero, sino en un Dios “manso y clemente, paciente y misericordioso”. El creyente espera siempre una nueva “venida de Dios”, llena de sus bendiciones.

La fe en el perdón de Dios se hace camino de conversión y súplica de perdón. El Señor convoca a todos (todos tenemos necesidad de su perdón). Y encarga una petición de perdón, hecha por los sacerdotes en nombre del pueblo: “perdona, Señor a tu pueblo”. El perdón de Dios es presentado como un signo de la fe israelita ante las naciones: Dios existe, porqueDios perdona. Y perdona, por un amor “celoso”: no quiere dejar mal a su Pueblo frente a las naciones.

Señales para el camino de la fe:

o Ayuda para el cambio de nuestra “imagen de Dios”. El ambiente religioso que nos rodea nos lleva a vivir “agobiados” bajo la amenaza de un Dios justiciero y vengativo. No es esa la imagen del Dios de Jesús de Nazaret…, como tampoco era la imagen que de Dios tenían los profetas.

o Siempre es posible el cambio. La conversión es un “cambio de dirección”, cuando uno descubre que se ha equivocado de meta. Del corazón sale una sincera petición de perdón y, de nuevo, se abre el camino. Jesús dirá de él mismo: “no he venido a llamar a justos, sino a pecadores”. No es verdad que el perdón de Dios sea una “licencia para pecar”… El camino de la fe descubre que es una “exigencia para más amar”.

o El pecado nos hace solidarios de todos…; el perdón, recibido y vivido, se convierte en una fuerza de atracción para quienes quieren experimentar su propia liberación.

2ª Corintios 5,20-6,2

“Los exhortamos a no recibir en vano la gracia de Dios”

Reflexión bíblica:

Pablo habla desde su conciencia de ser “instrumento” en manos de Dios para la comunicación de algo importante: “somos embajadores de Cristo; colaboradores de Dios”. Y lo hace para transmitir un mensaje de reconciliación. Es interesante ver que Dios siempre ofrece la reconciliación. El imperativo de Pablo: “déjense reconciliar con Dios” apunta a nuestra resistencia a ser perdonados. Pablo lo pide con fuerza: “por Cristo, les suplicamos”.

La certeza de la reconciliación con Dios se apoya en una “demostración”: Jesús es la razón de la certeza: “no cometió pecado, y, por nosotros, Dios lo trató como a un pecador, para hacernos a nosotros inocentes”. Interesante observar: el perdón de Dios nos hace recobrar la inocencia. No es que Dios no mire nuestros pecados; es que nos hace nuevos, nos re-crea.

Ante tanta gracia, por parte de Dios y ante tanta pereza por la nuestra, la exhortación de Pablo: “no reciban en vano la gracia de Dios”. Un texto de la Escritura le sirve para anunciar que el Cristo ha llegado “el tiempo favorable, el día de la salvación”

Señales para el camino de la fe:

o Dios nos habla “a través de”… En este caso, a través de embajadores y colaboradores de Cristo. Es una hermosa dimensión de la “manera sacramental” que, en cristiano, tiene nuestra vida de fe: lo visible y lo invisible van siempre unidos.

o No basta con que Dios nos quiera reconciliar, es preciso que nosotros nos dejemos. En la fe, no todo lo pone Dios; a cada quien se nos pide la respuesta. Es siempre como un “diálogo”. Si no respondemos, Dios puede pasarse toda nuestra vida hablándonos…, y no nos encontramos.

o Dios perdona –borra- nuestros pecados; no es solamente que no los mire. No es que nosotros continuemos siendo pecadores y Dios como que se tapa los ojos. ¡No! Dios nos re-nuevanos re-crea, nos devuelve la inocencia perdida.

o En Cristo, estamos inundados por la gracia. Él había dicho en la sinagoga de Nazaret acerca del “año de gracia del Señor”: “hoy se cumple esta Escritura que acaban de oír”. Ahora, nos dice San Pablo: “estamos en el día de salvación”. Jesucristo es el cumplimiento de las promesas de Dios. Estamos YA en el tiempo de la salvación, aunque TODAVÍA NOse ha manifestado su plenitud. Hacemos, con toda verdad, el camino de la fe.

Mateo 6, 1-6.16-18

“Cuídense de hacer obras buenas en público sólo para que los vean”

Reflexión bíblica:

Una advertencia general: “no hacer las obras buenas solamente para ser vistos”. Las obras buenas se ven. Pero, la intención al hacerlas no puede ser que la gente nos vea. La intención es siempre el agrado de Dios.

La advertencia general se concreta en tres “obras de piedad”: la limosna, la oración y el ayuno.

Las indicaciones de Jesús están en el contexto del Sermón de la Montaña. En él, de una manera muy clara, Jesús intenta “meter” la religión en el interior del corazón. “meter la ley en los corazones”, era la promesa de Dios en Jeremías. En la relación con Dios no vale la hipocresía. No se puede responder sólo con apariencias a quien se nos entrega de corazón. Ni se puede medir por lo externo lo que se realiza en lo más íntimo de nosotros. La afirmación fundamental del Sermón de la Montaña es: “amor con amor se paga”… Y no vale quedarse en exterioridades vanidosas.

Las advertencias de Jesús van muy directamente contra el “montaje” de las prácticas de piedad, hechas no pensando en Dios, sino pensando en los hombres y en la alabanza que de ellos vamos a recibir. Sea la limosna, la oración, el ayuno…, o cualquier otra práctica de piedad, o salen del corazón, abierto a Dios, o se quedan en puros reconocimientos humanos. Y quien busca lo último, ya ha recibido lo que quería…; que no espere nada de Dios.

Señales para el camino de fe:

o La fe arraiga en lo más íntimo de la persona (ahí se da el encuentro con el Padre, por Jesucristo, en el Espíritu: “si alguien me ama, vendremos a él y haremos morada en él”). El corazón es la tierra de la fe.

o La fe se expresa también en las prácticas de piedad. Pero, la advertencia de Jesús es muy seria: puede haber prácticas de piedad que no procedan de una verdadera fe. Son todas aquellas prácticas religiosas que realizamos por otros motivos: por quedar bien, porque siempre se ha hecho así, por lucirnos…

o La fe y el amor son inseparables. Cuando la fe es verdadera, las prácticas de piedad surgen del amor y lo fortalecen. Con ellas, le decimos a Dios que lo amamos y que queremos también amar a nuestros prójimos.

Acerca de abpguatemala

Sección de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s